Lima. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) resaltó este martes la decisión del gobierno peruano de incorporar a la inclusión social como uno de los ejes fundamentales del Estado y en particular del sector agrario.

El jefe de la Misión de Programación de la FAO, Fernando Soto Baquero, mencionó que esto contribuye a una mejor distribución de los beneficios del crecimiento económico. Esta conclusión fue realizada luego de sostener una reunión con el ministro de Agricultura, Luis Ginocchio, y con altos funcionarios del sector a fin de abordar mecanismos de asistencia en materia de seguridad alimentaria.

En la cita, Ginocchio dio a conocer la política agraria y los posibles puntos a desarrollar en cooperación técnica con la FAO, en el marco de la seguridad alimentaria, la gestión del riesgo frente al cambio climático, la pequeña agricultura, el fortalecimiento de las organizaciones en gestión empresarial para la competitividad, entre otros.

Destacó que en el marco de la hoja de ruta de su portafolio, la política agraria se orienta principalmente a disminuir los altos niveles de pobreza en el campo en un contexto de crecimiento más inclusivo, así como reducir las brechas de competitividad que presenta el agro peruano, bajo un enfoque de desarrollo sostenible.

En la reunión de trabajo sostenida en la sede del Ministerio de Agricultura, en La Molina, el ministro señaló que la Política Agraria 2012-2016 se sustenta en cuatro pilares fundamentales: apoyo a la gestión, la competitividad, la inclusión social en el agro y la sostenibilidad.

Por ejemplo, en materia de gestión algunas de las metas a 2016 son la incorporación de 500.000 productores adicionales a la asociatividad, así como concretar que 500 organizaciones de productores agrarios puedan contar con herramientas de gerencia rural.

En materia de competitividad, pretende lograr un crecimiento sectorial de 5% anual, el aumento de las agroexportaciones de 20% anual, y la incorporación de tecnologías para dotar de valor agregado a 1.200 iniciativas de innovación productiva, entre otras.

Además, propuso un trabajo conjunto entre la FAO y el Ministerio de Agricultura con ocasión de celebrar el Año Internacional de la Quinua en 2013 y el Año Internacional de la Agricultura Familiar en 2014.