Santiago. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), junto con líderes de la industria agrícola, se comprometieron a diseñar una estrategia hemisférica para combatir el huanglongbing (HLB), una enfermedad que devasta a la industria de los cítricos.

En la consulta, en la que participaron representantes de 27 países de la región, se acordó buscar un mecanismo para generar recursos financieros y humanos para enfrentar una potencial emergencia fitosanitaria.

“La FAO puede actuar como un órgano de coordinación entre los esfuerzos de todos los países del continente y poner a su servicio las herramientas de la organización,” dijo Tania Santivañez, especialista de la FAO en protección vegetal para América Latina y el Caribe.

La enfermedad es originada por una bacteria transmitida por dos insectos vectores, no tiene cura y sólo puede ser prevenida. 

Impacto en los pequeños productores. La bacteria que provoca esta enfermedad afecta principalmente a países donde la pequeña y mediana producción agrícola es relevante.

Es el caso de Brasil y México; en el primer caso, el HLB ha afectado a diez millones de árboles; mientras que en México, podría perjudicar su estatus de cuarto productor mundial de naranja y segundo en limas y limones.

En tanto, en Argentina, Paraguay y Uruguay se ha detectado uno de sus vectores de contagio, pero aún no se ha presentado la bacteria en la producción.

Una de las medidas preventivas, en este sentido, es la capacitación de los agricultores para eliminar las especies infectadas y los controles del vector, concluyeron los especialistas durante la consulta regional.