Buenos Aires. Los precios mundiales de los granos seguirán "muy firmes" al menos hasta fin de abril por el golpe que sufrieron las cosechas de Sudamérica ante una sequía y por una alta demanda de forraje por parte de Asia, dijo el lunes un alto funcionario de Naciones Unidas.

El clima seco provocado por el fenómeno La Niña afectó en diciembre y enero a la soja y el maíz de Argentina y a los cultivos del sur de Brasil, dos de los mayores exportadores mundiales de alimentos.

La demanda de carne de la pujante clase media de varios países asiáticos, a su vez, impulsa el uso de alimento para el ganado, provocando desde comienzos de año un alza en los precios globales de la soja y el maíz.

"En el corto plazo, este mes y el próximo, vamos a ver todavía precios muy firmes. Lo que suceda después va a depender del desarrollo de las cosechas y del clima", dijo Abdolreza Abbassian, economista senior de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en una entrevista telefónica con Reuters.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó en marzo que la producción brasileña de soja de la temporada 2011/12 será de 68,5 millones de toneladas, por debajo de los 75,5 millones del ciclo anterior.

Para Argentina, el USDA estimó una cosecha de soja de 46,5 millones de toneladas -fue de 49 millones en 2010/11- y de maíz de 22 millones, frente a los 23,75 millones anteriores.

"Hace unos pocos meses esperábamos un crecimiento más lento de la demanda. Los factores macroeconómicos nos hacían creer que la demanda en alimento animal, por ejemplo, crecería a un ritmo más lento. Pero creo que subestimamos el crecimiento en los países emergentes, en Asia en particular", añadió.

Abbassian dio la entrevista cuando acaba de comenzar en la capital argentina una conferencia de la FAO para América Latina y el Caribe.