Tokio. Se necesitan reglas para reducir la especulación en los precios de las materias primas en alza en momentos en que el mundo se encamina hacia una crisis por alimentos que amenaza la estabilidad política, dijo el jefe de la agencia de alimentos de Naciones Unidas.

La advertencia, ofrecida en comentarios publicados el martes en Japón en el Nikkei Business Daily, hizo eco de un llamado realizado este lunes por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

La inseguridad sobre los alimentos afectará con mayor seriedad a la población más pobre, y esto "generará inestabilidad política en países y amenazar la paz y la seguridad mundial". Jacques Diouf.

El mandatario galo dijo que el mundo se arriesga a disturbios por alimentos y un crecimiento más débil si los líderes globales no logran enfrentar la volatilidad en los precios de los alimentos.

"Los precios más altos y la volatilidad continuarán en los próximos años si no enfrentamos las causas estructurales de los desequilibrios en el sistema agrícola internacional", dijo el director general de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, en comentarios escritos para el Nikkei.

La publicación lo citó diciendo que el mundo podría estar al borde de otra importante crisis de alimentos, con los subsidios agrícolas y aranceles jugando un importante rol en distorsionar el balance global de la oferta y la demanda.

Máximo histórico. En un reporte este mes, la FAO dijo que su índice global de precios tocó un máximo histórico en diciembre de 2010, dejando atrás los niveles del 2008 cuando las alzas en los precios de los alimentos desencadenaron disturbios en varios países.

La inquietud sobre condiciones climáticas adversas ha conducido a advertencias de que los precios de granos claves podrían aumentar adicionalmente este año.

La inseguridad sobre los alimentos afectará con mayor seriedad a la población más pobre, y esto "generará inestabilidad política en países y amenazar la paz y la seguridad mundial", dijo Diouf en una cita reproducida.

Diouf también sostuvo que existe "una necesidad apremiante para que se tomen nuevas medidas de transparencia y regulación para enfrentar la especulación en los mercados de futuros de materias primas agrícolas".

El culpó a las barreras comerciales en las economías avanzadas por distorsionar el equilibrio entre la oferta y la demanda.