La farmacéutica estadounidense Merck & Co reportó este viernes ganancias trimestrales mayores a las esperadas, a pesar del impacto negativo de una apreciación del dólar, gracias al crecimiento de las ventas de sus vacunas y de sus tratamientos contra la diabetes y el VIH.

La segunda mayor farmacéutica de Estados Unidos le atribuyó el buen resultado a la disminución de US$260 millones en comercialización y gastos administrativos en el trimestre, junto con las sólidas ventas de sus productos estrella.

Merck se aproxima a la expiración el próximo mes de la patente de su mayor producto, el medicamento contra el asma Singulair -que le genera US$5.000 millones al año- lo que abrirá la puerta a versiones genéricas más baratas y golpeará los resultados en lo que queda del año.

Analistas esperan una brusca pérdida de hasta dos tercios para las ventas del medicamento, afectando los resultados de Merck para el resto del año y hasta avanzado el 2013.

La farmacéutica está contando con su respetada cartera de fármacos experimentales para compensar el desvanecimiento de las ventas de Singulair. En el curso de los próximos 18 meses, apunta a lograr que seis de sus productos sean aprobados, incluyendo las aplicaciones de comercialización para nuevos tipos de terapias para el insomnio y la osteoporosis.

Mark Schenebaum, analista de ISI Group, dijo que los resultados trimestrales eran "muy buenos", conducidos por ventas sorprendentemente buenas.

"Pero esto en realidad no es una historia de ganancias, (sino que es) más una historia de cartera emergente de productos ante un escenario de bajas expectativas de los inversores", escribió el analista en una nota de investigación.

La segunda mayor farmacéutica de Estados Unidos dijo que ganó US$1.790 millones, o US$0,58 por acción, en el segundo trimestre.

El resultado se compara con una utilidad de US$2.020 millones, o US$0,65 por papel, en el segundo trimestre del 2011.

Excluyendo items extraordinarios, la firma ganó US$1,05 por acción. En promedio, los analistas esperaban una utilidad de US$1,01 por papel.

Las ventas de la empresa crecieron un 1%, a US$12.310 millones, con lo que superaron las previsiones de Wall Street de US$12.150 millones.

Sin embargo, los ingresos habrían crecido un 5% si no hubiera sido por la escalada del dólar, que reduce el valor de las ventas en el exterior.

A pesar del impacto negativo del tipo de cambio, Merck reiteró que espera utilidades de entre US$3,75 y US$3,85 por acción en todo el año, excluyendo items especiales.

Ello se compara con una ganancia por acción de US$3,77 en el 2011.

Las ventas de Singulair crecieron un 6%, a US$1.430 millones. Las ventas del medicamento para la diabetes Januvia, el producto de crecimiento más acelerado de Merck de los últimos años, se elevaron un 36% a US$1.060 millones, mientras que las ventas del tratamiento relacionado Janumet subieron un 28% a US$411 millones.

Las ventas de Isentress, su tratamiento para el VIH, subieron un 18% a US$398 millones. Pero las ventas del medicamento Cozaar, para la presión sanguínea -que recientemente perdió su protección de patentes- se hundieron un 17% a US$337 millones.

Las acciones de Merck subían un 1,9% a US$44,16 antes de la apertura del mercado.