Londres. La farmacéutica británica GlaxoSmithKline advirtió este miércoles que las ventas del 2012 serán débiles debido a un aumento de la presión sobre los precios de los medicamentos en Europa tras las medidas de austeridad de los gobiernos, que golpean los presupuestos de salud.

El deterioro de la situación en Europa es un desafío para la mayor farmacéutica británica, que se había fijado la meta de incrementar sus ventas este año, tras dejar atrás la expiración de varias patentes y una multa en Estados Unidos.

Las ventas en Europa se hundieron un 8% en el trimestre, reflejando una baja de un 7% en los precios y una disminución de un 1% en el volumen vendido.

En general, las ventas bajaron un 4% interanual, a 6.460 millones de libras (US$10.000 millones), mientras que su utilidad estructural por acción bajó un 5%, a 26,4 peniques.

Los analistas esperaban, en promedio, ventas por 6.700 millones de libras y una utilidad por acción de 27,4 peniques, según Thomson Reuters I/B/E/S.

GSK ya había incumplido los pronósticos de ventas en el primer trimestre y en los últimos tres meses del 2011, lo que resalta las dificultades del presidente ejecutivo, Andrew Witty, en sus planes para que la firma vuelva a la senda del crecimiento.

Si bien las empresas farmacéuticas han sufrido el impacto de la caída de los precios en Europa por varios años, la situación se ha deteriorado fuertemente en los últimos meses debido a los draconianos recortes presupuestarios a los que obligó la crisis de deuda de la zona euro.