Zurich. La farmacéutica suiza Novartis reportó una caída menor que la prevista en sus ganancias estructurales del segundo trimestre y dijo que el control de costos y las fuertes ventas de nuevos medicamentos podrán ayudar a hacer frente a un bajón ocasionado por la fortaleza del dólar.

Al igual que muchos de sus rivales, Novartis se esfuerza por crecer de cara al vencimiento de patentes sobre medicamentos clave, en particular Diovan para la hipertensión arterial. La firma confía en que nuevos productos, como la píldora para la esclerosis múltiple Gilenya, llenen ese vacío.

El grupo ahora espera que la fortaleza de la moneda estadounidense descuente un 4% de las ventas anuales y alrededor de 3-4% de su ganancia operativa, asumiendo que las tasas cambiarias de junio prevalezcan, por encima de la orientación anterior por un impacto del 2%,3% en ambos.

Pero Novartis confirmó que su previsión anual de ventas netas en unidades monetarias constantes se ajustará con la del 2011 y que el margen de ganancia estructural de las operaciones será ligeramente inferior al del 2011.

Los inversores fueron tranquilizados por ganancias trimestrales mejores que las previstas, lo que según dijeron analistas de Jefferies muestra un buen control de costos y aumento de la eficiencia, y las acciones subieron casi un 1% en las primeras operaciones.

La correduría dijo que la cautela sobre el impacto anual de la competencia de la competencia genérica de Diovan y la lenta resolución de problemas en la división de consumo probablemente explican porque Novartis sigue siendo "conservadora" en su visión 2012.

Novartis reportó que sus ganancias estructurales en el segundo trimestre por acción cayeron un 7%, a US$1,38, superando el pronóstico promedio de US$1,33 obtenido en un sondeo de Reuters, mientras que las ventas netas cedieron un 4% a US$14.300 millones, en comparación con un pronóstico promedio de US$14.280 millones.