Justo a tiempo para su toma de mando, la empresa de tecnología financiera Trading.co.uk, con sede en Londres, está lanzando una aplicación que generará alertas para acciones basadas en comentarios de Donald Trump en redes sociales.

Mantener un ojo en la cuenta personal de Twitter del presidente electo se ha vuelto un pasatiempo regular para administradores de fondos y operadores que invierten miles de millones de dólares diariamente en mercados bursátiles, cambiarios y de materias primas de todo el mundo.

Trump provocó una caída de varios miles de millones de dólares en el valor de títulos farmacéuticos hace una semana al decir que "se estaban saliendo con la suya" con sus precios.

Comentarios previos esta semana sobre China hicieron que se moviera el dólar y un par de tuits en diciembre provocaron una baja de las cotizaciones de los papeles de Lockheed Martin y Boeing.

La iniciativa se enmarca en el creciente grupo de nuevas empresas tecnológicas que usan el poder de la computación para procesar millones de mensajes subidos online todos los días y generan advertencias anticipadas respecto a cuándo podría haber movimientos de acciones.

El jefe de Trading.co.uk, Gareth Mann, afirmó que el generador de señales de Trump usa tecnología de inteligencia artificial para diferenciar entre tuits y otros mensajes que, por ejemplo, sólo mencionen a Boeing y aquellos que podrían mover mercados.

"Es un análisis de impacto", afirmó. "Podemos informar cuando 'tuitea' Trump. Podemos informar cuando menciona a una acción en particular o cuando menciona una acción y un país. Pero si sólo dice que está viajando en un Boeing 747, el sistema no hace nada", explicó.

Twitter

Donald Trump, planea seleccionar a los representantes de los medios que tendrán acceso a la sala de prensa de la Casa Blanca, pero no trasladará el espacio fuera del edificio, afirmó en una entrevista con la cadena Fox News emitida el miércoles.

Trump, cuya campaña electoral se caracterizó por su amplio uso de la red social Twitter, dijo también que tiene previsto seguir tuiteando cuando asuma el cargo el viernes.

"Miren, no me gusta tuitear. Podría estar haciendo otras cosas. Pero hay unos medios y una prensa muy deshonestos. Y es la única forma en que los puedo contrarrestar", comentó el presidente electo.

Trump mantiene una complicada relación con algunos destacados medios estadounidenses y durante la campaña electoral prohibió la presencia de algunos de ellos en sus actos, al tiempo que criticó de forma pública a algunos periodistas.

El equipo de Trump había discutido la posibilidad de mover las conferencias de prensa fuera de la pequeña sala del Ala Oeste y realojarlas en el Antiguo Edificio de la Oficina Ejecutiva, que forma parte del complejo de la Casa Blanca, señaló el jefe de Gabinete entrante, Reince Priebus, el domingo en la cadena ABC.

"La prensa se volvió loca, así que dije 'No la movamos'. Pero alguna gente de la prensa no podrá entrar", dijo Trump en una entrevista en el programa "Fox & Friends" emitida el miércoles.

"Tenemos a tanta gente que quiere entrar que tendremos que escoger a la gente que puede hacerlo. Seguro que hay gente expectante por eso", comentó. "Pero ofrecimos una sala mucho más grande porque la necesitamos. Ofrecimos eso, pero se volvieron locos. Y dentro de poco estarán suplicando por una sala más grande, ya verán", agregó.

La actual sala de prensa tiene unos 49 asientos, que son asignados por la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA, por sus siglas en inglés). Trasladar la sala de prensa podría limitar el acceso a los funcionarios de la Casa Blanca, ya que está situada a escasos pasos del Despacho Oval.