El consejero delegado de FCC, Juan Béjar, y el presidente del grupo ACS, Florentino Pérez, han presentado este domingo a la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, el proyecto para la construcción de Metro de Lima, adjudicado en marzo a FCC y ACS, en consorcio con las italianas Impregilo, Ansaldo Breda, Ansaldo STS, y la peruana Cosapi.

En concreto, estas compañías ganaron la licitación de la línea 2 del Metro de Lima, el mayor proyecto de infraestructuras del país y uno de los más relevantes del mundo, por 3.900 millones de euros.

Béjar y Pérez han presentado el proyecto a la vicepresidenta durante la visita oficial que esta realiza a Perú y que luego la llevará a Chile.

En su intervención, Florentino Pérez ha resaltado que se trata de un "proyecto muy emblemático" para el desarrollo de Lima y ha señalado que están muy agradecidos y honrados por la confianza que se ha depositado en su compañía.

El presidente de ACS señaló que su empresa "tiene una gran experiencia en concesiones" de este tipo y que ha hecho el metro de grandes ciudades del mundo como Londres, Nueva York, Sídney, Hong Kong, Toronto y Otawa.

A su vez, Juan Béjar ha destacado la aportación de la inversión privada al crecimiento del PIB de Perú, del que representa ya 22%.

Una parte importante de esta inversión se concentra en el desarrollo de infraestructuras, de las cuales la más relevante es la ampliación del Metro de Lima, ha añadido Béjar, que ha subrayado el valor que, en forma de referencias y experiencia, aportan las infraestructuras construidas en España en las últimas dos décadas y su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos y la competitividad de los agentes económicos.

El contrato para la construcción de la línea 2 del Metro de Lima y un ramal de la línea 4, que llegará hasta el aeropuerto de la capital, fue adjudicado a un consorcio denominado Nuevo Metro de Lima, liderado por ACS y FCC y en el que también participan las empresas italianas Impregilo y Ansaldo, y la firma local Cosapi, además del Metro de Madrid en su calidad de asesor del proyecto.

El contrato incluye diseño, construcción, financiación, operación y mantenimiento de la línea 2 y el ramal de la línea 4 con un plazo previsto para su construcción de cinco años, a partir de los que comenzará el periodo de operación durante 30 años.

Además, el contrato incluye la ejecución de la superestructura, el suministro de material rodante, la implementación del equipamiento electromecánico, los sistemas ferroviarios y la alimentación eléctrica, necesarios para la operación del metro.

La construcción abarca 43 kilómetros de tren en dos ramales: 35 kilómetros de línea subterránea y 8 kilómetros de superficie, con un total de 35 estaciones de 150 metros de largo.

En la ejecución del proyecto participarán más de 3.000 profesionales, según FCC, que ha añadido que la línea 2 del Metro tendrá una longitud de casi 27 kilómetros y cubrirá el eje Este-Oeste de Lima desde Ate hasta Callao, donde FCC lleva a cabo también obras de acondicionamiento del puerto de esta localidad.

Las previsiones indican que la línea tendrá capacidad para poder transportar más de un millón de pasajeros al día y cruzará los 13 distritos más populosos de Lima.

Por su parte, el ramal de la línea 4 que unirá la capital peruana con el aeropuerto, transcurrirá a lo largo de ocho kilómetros de túnel. En este trayecto se construirán ocho estaciones.

Los responsables del consorcio fijaron para mayo de 2016 la fecha para la entrada en funcionamiento de los primeros cinco kilómetros de las nuevas líneas del Metro.

Según explicaron los máximos responsables del proyecto a la vicepresidenta del Gobierno, más de cien concesiones de transporte en todo el mundo son gestionadas por los integrantes del Consorcio, con una longitud de túneles construidos superior a los 3.650 kilómetros, de los cuales 800 han sido realizados con tuneladora.