Madrid. Ferrovial, OHL, Sacyr, a través de sus respectivos consorcios, pujan por el contrato para operar y mantener el Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile, un proyecto que requerirá una inversión del entorno de los 485 millones de euros (US$655 millones).

Además, de entre los nueve grupos precalificados por el Ministerio de Obras Públicas de Chile (MOP) figura también Vinci AirPorts con Aeropuertos de París, Atlantia con el fondo de pensiones de Canadá o Invepar, según fuentes del sector.

También el consorcio A Port Chile, ligada a Mariano Valle, junto a Flughafen Zürich, el operador del Aeropuerto de Zürich (Suiza), así como Agencias Universales (Agunsa), que controla actualmente la concesionaria que opera el aeropuerto de Santiago.

AENA, así como Odinsa y los Aeropuertos de Cancún también dieron muestras de interés por el contrato de concesión.

Está previsto que las propuestas se presenten en noviembre de este año forma que la apertura de las mismas tenga lugar en diciembre de este mismo año.

Santiago representa casi el 70 % del tráfico aéreo de pasajeros de Chile, siendo el principal aeropuerto del país.

La concesión incluye el desarrollo de una nueva terminal de pasajeros, la remodelación y ampliación de la terminal de pasajeros nacionales existente, la construcción de más de 4.000 nuevas plazas de aparcamiento repartidas en varias plantas, así como una serie de proyectos de paisajismo.

Una vez que se adjudique la concesión, se abrirá un período de un año para el desarrollo de la ingeniería, al que se sumarán cuatro años de trabajos de construcción.

El proyecto tiene como objetivo triplicar la capacidad del aeropuerto de Arturo Merino Benítez -también conocido como aeropuerto internacional de Santiago- hasta los 29 millones de pasajeros por año para 2030 y 50 millones de pasajeros anuales en 2045.

Actualmente, el aeropuerto tiene capacidad para 9 millones de pasajeros.

Sin embargo, y de acuerdo con los cálculos del Ministerio chileno, el aeropuerto registró 15 millones de pasajeros en 2013.

Por ello, el proyecto busca hacer frente a la demanda actual, especialmente, al incremento del número de pasajeros que se registra en los periodos estivales, al mismo tiempo que convierte al aeropuerto en uno de los más modernos de Latinoamérica.

Santiago representa casi el 70 % del tráfico aéreo de pasajeros de Chile, siendo el principal aeropuerto del país.

Ubicado al oeste de la ciudad de Santiago, fue inaugurado oficialmente hace 47 años.

El aeropuerto posee 17 puertas de embarque -actualmente se encuentra en construcción una más- y dos pistas de aterrizaje.

Es un importante centro de conexiones de vuelos entre América del Sur y Oceanía, América del Norte y Europa y el hub de conexión principal de LAN Airlines, Sky Airline, PAL Airlines, One Airlines y Aerocardal.