El grupo Fiat Chrysler (FCA) prevé invertir en América Latina cerca de 14.000 millones de reales (US$3.698 millones) hasta 2022, en uno de los mayores planes de inversión en producto de la compañía en la región en los últimos años y que se centra en nuevos vehículos con mayor margen de beneficio para elevar la rentabilidad de la montadora ítaloamericana a dos dígitos.

El presidente de la compañía para América Latina, Antonio Filosa, afirmó a periodistas que el grupo espera elevar sus ventas en la región de 700.000 vehículos este año a 1 millón en 2022, con el plan que se centrará en las marcas Fiat, Jeep y RAM en un momento en que los rivales como General Motors, PSA, Honda y Toyota renuevan líneas de productos en Brasil, el mayor mercado de la región.

"Fábricas nuevas es lo que menos necesitamos... Vamos a invertir en producto, aumentar la eficiencia de las fábricas con automatización y digitalización. Necesitamos bajar el costo de producción", dijo Filosa. No dio detalles sobre el desempeño financiero de la FCA en América Latina, pero afirmó que actualmente el margen de beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización en la región es de un "dígito bueno".

El ejecutivo afirmó que la FCA tiene capacidad para producir en América Latina 1,25 millones de vehículos al año, de los cuales cerca de un millón se fabrican en Brasil, donde la empresa tiene dos fábricas de vehículos, una en Betim (MG) y otra en Goiana (PE).

El valor que se va a invertir en América Latina hasta 2022, que forma parte de un paquete global de 45.000 millones de euros (US$52.451 millones), el 90% debe aplicarse en Brasil, afirmó Filosa. Los recursos se utilizarán en una renovación de la línea de Fiat enfocada en vehículos utilitarios, aumento de la cantidad de modelos Jeep vendidos en el país e importación o posible producción local de pickups de gran tamaño de la RAM.

El ejecutivo afirmó que la FCA tiene capacidad para producir en América Latina 1,25 millones de vehículos al año, de los cuales cerca de un millón se fabrican en Brasil, donde la empresa tiene dos fábricas de vehículos, una en Betim (MG) y otra en Goiana (PE).

Fiat es actualmente la tercera mayor vendedora de autos y comerciales ligeros de Brasil, después de haber pasado más de una década en el liderazgo del mercado. La participación de la compañía en el total de ventas este año era del 12,8% hasta finales de mayo, según datos de la asociación de concesionarios, Fenabrave, caída ante el 13,3% un año antes.

"Tenemos ambición de crecer nuestra facturación en un 5% al año (en la región) y vamos a hacer esto capturando participación de mercado con nuevos productos", dijo el ejecutivo. 

En la actualidad, la FCA está presente en el 67% del mercado de vehículos brasileño, quedando fuera de segmentos como camionetas grandes y teniendo poca presencia en utilitarios deportivos (SUVs), segmentos que continuaron creciendo en el país mismo durante la crisis económica. Con los nuevos recursos, ese porcentaje de presencia será elevado a cerca del 90%.

En los planes, la FCA va a lanzar en Brasil 15 nuevos modelos de Fiat y la Jeep tendrá 10 lanzamientos hasta 2022. La marca RAM podrá lanzar en el país una camioneta con capacidad para 1 tonelada de carga entre 2021 y 2022, que podrá ser producida en México e importada o producida en Goiana, dijo Filosa. No precisó si el grupo lanzará una tercera red de concesionarios para la marca o se aprovechará recursos de su actual estructura en el país.

En Fiat, más conocida por modelos populares como Uno y Mobi, la empresa debe lanzar tres utilitarios: "Un SUV de acceso, una familia y una mayor, para familias grandes", dijo Filosa. En la Jeep, la mayor parte de los nuevos modelos serán importados.

También afirmó que después de una caída en las ventas del mercado a finales de mayo a causa de la huelga de los camioneros, los licenciamientos totales se recuperaron a niveles anteriores a la paralización. Comentó que la fábrica en Goiana está operando en tres turnos y que la empresa evalúa la inversión para elevar la capacidad de la unidad de 250.000 a 350.000 vehículos anuales en los próximos años.

"Durante los 10 días de huelga las ventas bajaron bastante, pero las encuestas en Internet sobre nuestros modelos no. Cuando terminó la huelga, el ritmo de ventas subió y llegó a un nivel en el que estábamos antes, recuperando la velocidad perdida ", dijo el ejecutivo sin dar detalles.

De enero a mayo, Fiat acumuló ventas de 118.900 vehículos en Brasil, alza del 11% sobre un año antes, según Fenabrave. La Jeep, registró 41.000 emplazamientos, un crecimiento de cerca del 22%. El mercado como un todo apurado crecimiento en el período del 17%, a 965.000 unidades.