Detroit, EE.UU. Fiat Chrysler Automobiles podría suspender las operaciones en México si los aranceles fijados por un Gobierno de Donald Trump sobre los vehículos fabricados en el país e importados a Estados Unidos son demasiado altos, dijo este lunes el presidente ejecutivo de la compañía, Sergio Marchionne.

Marchionne afirmó a periodistas en el Salón del Automóvil de Detroit que "es bastante posible que tengamos que retirarnos" de México si las tarifas son muy altas.

"Es posible, si los términos económicos impuestos por la administración estadounidense sobre cualquier cosa que llegue a los Estados Unidos son lo suficientemente grandes, harían que la producción de algo en México no sea económica", dijo Marchionne. "Tendríamos que retirar. Es bastante posible."

Al igual que la mayoría de sus pares en la industria, Marchionne aseguró que prefiere esperar y ver cuáles son las propuestas. Asimismo, dijo que FCA está preparada para responder a cualquier política que adopte el Gobierno de Trump.

Marchionne, de 64 años, dijo que sería "muy, muy costoso e incierto" reorientar la producción mexicana para exportarla a otros mercados que no sean los Estados Unidos.

"Veamos qué pasa tras la llegada del presidente electo Trump y cuál es su posición sobre las importaciones", comentó Marchionne, quien afirmó que podría estar en peligro todo el sector automovilístico mexicano.

"La realidad es que la industria automotriz mexicana ha sido armada desde hace años para lidiar con el mercado estadounidense. Si ese mercado no va a estar ya allí, están en riesgo las razones para su existencia", señaló.

Estados Unidos es el segundo mayor mercado automovilístico mundial, después de China. México fabrica una quinta parte de todos los vehículos que se producen en América del Norte y atrajo una inversión de más de US$24.000 millones en el sector desde 2010, según el Centro de Investigación Automotriz, con sede en Ann Arbor, Michigan.

Por el momento, Marchionne indicó que FCA y la industria en su conjunto deberán aplazar la introducción de cambios en la producción en México. "Por ahora, todo pasa a un segundo plano", dijo. "Necesito claridad (...) No somos los únicos que necesitamos claridad".

Más temprano el lunes, Trump agradeció en un mensaje en Twitter a Fiat Chrysler y a Ford Motor Co por los anuncios de la semana pasada de que harán inversiones en sus plantas en la región central estadounidense.

Marchionne dijo que no había hablado con Trump ni con nadie del equipo de transición presidencial. Trump asume el cargo el 20 de enero.

Marchionne, de 64 años, dijo que sería "muy, muy costoso e incierto" reorientar la producción mexicana para exportarla a otros mercados que no sean los Estados Unidos.