Milan. La automotriz italiana Fiat asustó este martes a los inversionistas con la noticia de que el margen de ganancias en la unidad estadounidense Chrysler seguía estático en el segundo trimestre, pese a vender más autos.

El precio pde suacción se derrumbó debido a que los inversionistas se enfocaron más en el margen en vez de los beneficios operacionales del segundo trimestre, mejores a las expectativas, y sus pérdidas reducidas en Europa.

"Chrysler aumentó sus volúmenes de ventas, pero su margen de ganancias sobre las ganancias se mantuvo (en un 4,5%)", dijo un analista, agregando que "eso nunca es bueno".

La sospecha de que Chrysler podría estar enviando más autos a las concesionarias que los que ha vendido, un viejo hábito de Detroit, parece haber asustado al mercado.

"Los datos de Estados Unidos muestran que los días de inventario de Chrysler aumentaron desde 59 en el primer trimestre a 67 en el segundo trimestre", escribió Credit Suisse en un reporte, en el colocó a Fiat una recomendación de "desempeño inferior al del mercado". "En nuestra visión, esto presenta dudas respecto del segundo semestre", agregó.

Excluyendo a Chrysler, Fiat anotó una pérdida de 246 millones de euros (US$301,2 millones) para el segundo trimestre, destacando cómo han cambiado las cosas desde que Fiat rescató a Chrysler tras la bancarrota de la compañía estadounidense en el 2009.

Las acciones de Fiat cerraron con una baja del 4,4%, borrando los avances del lunes.

El analista de autos de UBS Philippe Houchois dijo que el entusiasmo del lunes por la acción se enfrió debido a "la falta de una sorpresa positiva, además de un reporte de ganancias complejo".

Las pérdidas operaciones de Fiat en Europa, donde las automotrices están librando una dura lucha contra el derrumbe de las ventas y una contracción de los márgenes, disminuyeron a 138 millones de euros desde una pérdida de 207 millones en el primer trimestre.

Sin embargo, la pérdida creció desde los 87 millones de euros registrados hace un año, con el mercado doméstico de la empresa golpeado por una serie de medidas gubernamentales de austeridad que buscan combatir una creciente crisis de deuda soberana.

La ganancia operacional del grupo fue de 1.010 millones de euros, apenas superior a los 965 millones de euros promedio que esperaban los analistas, según una encuesta de Fiat entre 24 analistas.

La ganancia neta fue de 358 millones de euros, poco menos que los 370 millones de euros previstos por los expertos.

Las utilidades netas del mismo período del año pasado, que incluyeron a Chrysler sólo a partir de junio del 2011, fueron de 1.230 millones de euros, impulsadas por una reevaluación única de la participación de Chrysler de 1.060 millones de euros.

Las deudas netas se encogieron levemente a 5.430 millones de euros desde los 5.770 millones de euros a fines del trimestre previo.