Milán. La automotriz Fiat SpA obtuvo por una ajustada mayoría el respaldo de sus trabajadores a un crucial contrato que limita las huelgas y el ausentismo laboral a cambio de inversión en Italia, dijeron este sábado sindicatos.

Un 54% de los trabajadores de la fábrica Mirafiori de Turín votó a favor del nuevo contrato en un histórico referendo de Fiat, dijo un portavoz del sindicato FIM.

El presidente ejecutivo Sergio Marchionne, quien llevó a la automotriz italiana a contar con el 25% de Chrysler y transformó a Fiat, había amenazado con llevar su inversión al exterior si los trabajadores rechazaban los cambios.

El acuerdo había sido aprobado por la mayoría de los sindicatos de las plantas, pero fue rechazado por Fiom, un grupo de tendencia de izquierda. El factor decisivo fue el apoyo de los empleados administrativos, dijo el portavoz del sindicato.

"Un 46% de votos 'no' me parece tremendo. Para fabricar buenos autos, no necesitas conflictos de este tipo", dijo a Reuters el representante de Fiom en Turín, Giorio Airaudo.

El contrato es parte de una reforma sin precedentes en las relaciones laborales de Italia encabezada por Fiat, que está basado en acuerdos nacionales en lugar de pactos afianzados planta por planta.

Si los trabajadores acuerdan el nuevo contrato, la compañía se comprometió a invertir 1.000 millones de euros (US$1.300 millones) para construir nuevos modelos Alfa Romeo y Chrysler en Mirafiori, la planta más antigua de Fiat y símbolo de la industria italiana.

"Ahora el plan industrial para Mirafiori seguirá adelante. Marchionne tiene que desplegar rápidamente la inversión, tal como lo prometió", dijo a Reuters el secretario general de FIM, Bruno Vitali.

Más del 96% de los trabajadores participó en el referendo de este jueves y viernes.