Toluca. La automotriz italiana Fiat SpA imvertirá US$550 millones en México para lanzar la producción de su modelo compacto 500, anunció el director general de la compañía.

Los recursos se usarán para equipar con nueva maquinaría una planta en el Estado de México de Chrysler, que emergió de la bancarrota en junio bajo el control de Fiat.

"Chrysler va a invertir poco más de la mitad de mil millones de dólares en este plan para lanzar la producción del 500 (modelo) a partir de diciembre", dijo Sergio Marchionne, director general de Fiat y de Chrysler.

Se espera que la planta de Chrysler produzca hasta 130.000 unidades anuales del modelo, considerado como una pieza clave en la recuperación de Chrysler en Estados Unidos.

Chrysler -que emergió de la bancarrota en junio bajo el control de Fiat- destinará los vehículos para los mercados de Estados Unidos y Latinoamérica.

"El 500 es sólo un ejemplo de cómo la experiencia de Fiat en los segmentos de vehículos chicos y medianos, y su experiencia en tecnologías economizadoras de combustible, jugarán un rol clave en la recuperación de Chrysler", dijo Marchionne.

La inversión de Chrysler será financiada principalmente a través de préstamos de bancos de desarrollo mexicanos, explicó.

"No creo que vayamos a achicar los gustos estadounidenses al introducir el Fiat 500, sólo estamos buscando un espacio particular para este auto en el mercado", dijo.

El gobierno del presidente Barack Obama entregó a Fiat el control de Chrysler en junio pasado, como parte de una reestructuración de la automotriz estadounidense en una bancarrota dirigida por Washington.

Bajo Marchionne, Chrysler planea más que duplicar sus ventas, introducir una decena de modelos nuevos construidos en plataformas de Fiat y cancelar la deuda con los contribuyentes estadounidenses durante los próximos cinco años.

"Se espera que el (modelo) 500 aumente la expectativa, y ciertamente nos ayudará a posicionar al grupo a la vanguardia de la industria en términos de innovación y eficiencia en el uso de combustible", dijo Marchionne.

El Fiat 500, de inspiración retro, será para muchos estadounidenses su primer acercamiento a los autos de la firma italiana y será vendido en las concesionarias de Chrysler.