El Sistema Nacional de Emergencia Sanitaria Animal (Sinaesa) resolvió este jueves el sacrificio de los 154 vacunos de la estancia “Nazareth”, en el departamento de San Pedro, donde se detectó el rebrote de fiebre aftosa. La intención es pedir la restitución del estatus anterior en seis meses.

Fue la primera reunión del Sinaesa luego de que el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) declarara este lunes un nuevo foco de aftosa, en este caso en el predio de Gustavo Trubger, situado muy cerca del último foco declarado en septiembre pasado en la estancia “Santa Helena”, administrada por el presidente de la ARP-Regional San Pedro, Dr. Silfrido Baumgarten.

Fungió de vocero del Sinaesa el Dr. Manuel Barboza, director de Emergencia Sanitaria del Senacsa. El mismo comentó que se hizo la presentación del informe técnico sobre el caso de la estancia “Nazareth” a todos los representantes de los organismos que componen el Sinaesa. 

Este documento, fue puesto a consideración y se resolvió además el sacrificio de los animales de esa estancia.

Oficialmente en el establecimiento existen 131 animales registrados en la oficina zonal del Senacsa, sin embargo, en la práctica hay 154 vacunos y todos ellos deberán ser sacrificados, declaró Barboza, quien agregó que primero se procederá a la tasación de los animales para luego realizar la matanza  mediante el rifle sanitario. 

Para ello, el Sinaesa coordinará con el Ministerio de Obras Públicas (MOPC) la utilización de maquinarias para la apertura de fosas, así como  con el Ministerio de Defensa para que el sacrificio de animales quede en manos de militares, también con la Policía para resguardar la zona, indicó el funcionario.

No a la indemnización. Barboza explicó que la tasación de los animales es al solo efecto de registrar las categorías de los animales que serán sacrificados, pero de ninguna manera significa que se estará indemnizando al propietario de los vacunos, en este caso, Gustavo Trubger.

“Probablemente no se va a indemnizar. Si el sumario abierto en averiguación de este caso señala que hubo omisión de la denuncia, tal como hasta ahora señalan los indicios, no corresponde el pago de la indemnización”, sostuvo Barboza.

Recuperación de estatus. El vocero del Sinaesa aseguró que el objetivo del sacrificio de los animales es el de poder pedir que en seis meses más venga una auditoría de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) para que verifique los trabajos realizados en el control de los focos de aftosa y así solicitar la restitución del estatus sanitario de país libre de la enfermedad, con vacunación.

“Se debe contar a partir del sacrificio y el entierro del último animal, por lo que se estima que para julio se estará realizando el pedido a la OIE”, explicó Manuel Barboza.