Quito. Cervecería Nacional, la mayor compañía cervecera de Ecuador y filial de la inglesa SABMiller, suspendió este lunes la producción de dos de sus principales marcas para acatar una disposición legal que exige el pago de utilidades atrasadas a ex trabajadores, informó este martes un medio local.

La firma suspendió indefinidamente la producción y comercialización de sus dos marcas Pilsener y Club, que se venden tanto en el mercado local como internacional.

"Eso significa no vender, reducir la fuerza de empleo y separar a un grupo de trabajadores de la empresa o enviarlos a vacaciones obligadas", dijo Roberto Jarrín, presidente de la empresa, según publicó el diario El Comercio.

Solicitud de pago por US$91M. Una jueza local dispuso el 26 de noviembre de este año una serie de medidas cautelares en contra de la compañía, tras aceptar un pedido de un grupo de ex empleados que exigen el pago de unos US$91 millones por concepto de utilidades que no habrían sido cancelados en un período de 16 años.

Cervecería Nacional tiene en Ecuador dos plantas de procesamiento con una capacidad anual de unos 4.000.000 hectolitros entre productos como cervezas, maltas y aguas de mesa.

SABMiller, una de las mayores empresas cerveceras del mundo, tiene operaciones también en Honduras, El Salvador, Colombia, Perú, Panamá y recientemente en Argentina donde adquirió a Isenbeck.

Las ganancias de la multinacional se sostienen en un 80% de los mercados emergentes, donde se ha apoyado para contrarrestar las débiles ventas en Europa y Estados Unidos.