Londres. La compañía británica de juegos de azar por internet GVC Holdings está en conversaciones para comprar Ladbrokes Coral por hasta US$5.200 millones, en un acuerdo largamente esperado que la transformaría en un bastión de las apuestas en Reino Unido.

La oferta de GVC es la mayor apuesta hasta ahora de Kenny Alexander, quien podría convertirse en el presidente ejecutivo del grupo resultante de la fusión, que sería lo suficientemente grande como para ingresar al índice bursátil británico FTSE 100.

Desde que se transformó en presidente ejecutivo hace una década, el escocés Alexander ha hecho crecer a GVC a través de una serie de compras cada vez más ambiciosas, incluida la adquisición de Bwin.Party por 1.100 millones de libras esterlinas.

Ambas firmas, cuyas infructuosas discusiones previas se filtraron en agosto, dijeron en un comunicado conjunto el jueves que estaban en conversaciones profundas sobre una adquisición que daría a los accionistas de Ladbrokes alrededor del 46,5% del grupo combinado.

La última adquisición de Alexander provocaría que GVC -que opera Sportingbet, Partypoker y Foxy Bingo- absorba la marca Ladbrokes, que tiene 130 años.

También marcaría la entrada de GVC en el negocio de las apuestas minoristas mediante la adquisición de unos 3.500 locales de apuestas, convirtiéndolo en el mayor jugador del rubro en competencia con William Hill y Paddy Power Betfair.

Las conversaciones entre GVC y Ladbrokes Coral, liderada por su presidente ejecutivo Jim Mullen, han sido "intermitentes" durante aproximadamente un año, dijo Alexander.

Ambas firmas, cuyas infructuosas discusiones previas se filtraron en agosto, dijeron en un comunicado conjunto el jueves que estaban en conversaciones profundas sobre una adquisición que daría a los accionistas de Ladbrokes alrededor del 46,5% del grupo combinado.

Las acciones en Ladbrokes se disparaban un 30% a las 1516 GMT, mientras que los papeles de GVC avanzaban un 6%.