La empresa de Dallas, Schuepbach Energy –que actualmente opera en Francia, Dinamarca, Suiza y EEUU– dio el primer paso para buscar petróleo en Uruguay y proyecta hacer una perforación al norte del río Negro a fines de este mes o principios de mayo.

Además, hay otra compañía regional que solicitó firmar un contrato de prospección, y con otras dos petroleras –una inglesa y otra de EEUU– se trabaja en la delimitación de áreas a explorar.

Por su lado, Ancap prevé hacer “una o dos” perforaciones en la cuenca norte antes de fin de año, según lo informó a El Observador Héctor de Santa Ana, gerente de Exploración y Producción del ente.

Luego de obtenidos los avales del gobierno, comenzarán las perforaciones: la primera será en Tacuarembó, en una zona a 70 kilómetros al norte de La Paloma (Durazno), donde en total se harán 13 pozos en lo que se considera una etapa de comprobación de la existencia de rocas del período geológico Devónico y de sus condiciones para generar petróleo.

El semanario Búsqueda informó en marzo que se encontró “petróleo libre” en rocas generadoras de hidrocarburos en esa zona.

De Santa Ana señaló este miércoles a El Observador que ANCAP continúa trabajando en la cuenca norte donde se obtuvieron “resultados muy favorables” sobre posibles yacimientos, lo que llevó a las compañías a poner el ojo en Uruguay.  Explicó que la roca generadora de hidrocarburos está a unos 150 metros de profundidad y de comprobarse “serían los primeros petróleos libres que se encuentran en Uruguay”.

El jerarca explicó que el contrato que se utilizará con los interesados será igual para todos y establece que el 100% de la inversión y riesgo exploratorio corre por cuenta de los privados.

En caso de hallarse petróleo, y que el pozo sea “comercializable” –o sea que se encuentran importantes cantidades de crudo que lo vuelven negociable– se formará una empresa mixta en la que Ancap tendrá 50% del negocio. Dicha empresa mixta además deberá pagar un canon anual al Estado uruguayo.

De encontrarse petróleo en el mar, Ancap cederá 80% del negocio y mantendrá para sí el 20%. La idea de las autoridades es utilizar un mecanismo de convocatoria a privados para que cada tres meses puedan presentar solicitudes de contrato para explorar en tierra. Para la extracción en mar está en marcha la denominada Ronda Uruguay.

De Santa Ana había señalado a El Observador el 1º de abril que los trabajos en el área seleccionada en la cuenca norte del territorio comenzaron en 2009 con el objetivo de “reevaluar zonas ya investigadas”, pero ahora se utilizaron métodos exploratorios nuevos en una cuenca que es del período paleozoico.

Ese método fue utilizado en EEUU y Canadá y permitió descubrir hidrocarburos en rocas no tradicionales de reservorios.

En los próximos años se harán estudios sísmicos y análisis petrofísicos, mientras se espera que los privados avancen con las perforaciones. De Santa Ana afirmó que la roca hallada al norte del río Negro tiene “muy buena cantidad de materia orgánica, lo que es esencial para ser generadora de petróleo”, explicó.