Shanghai. Numerosos fabricantes anunciaron este martes importantes aumentos de su capacidad de producción en China, durante el primer día del Salón del Automóvil de Shanghai, pese a la ralentización del crecimiento de las ventas observada desde comienzos de año en el primer mercado mundial.

El estadounidense General Motors, primer fabricante extranjero en China con 2,4 millones de vehículos vendidos el pasado año, quiere duplicar sus ventas de aquí a 2015.

Su competidor y compatriota Ford, cuya parte de mercado es mucho menor, comercializará 15 nuevos modelos en China.

El japonés Nissan aumentará la capacidad de producción de su fábrica de Cantón (sur) a 600.000 automóviles por año, frente a 360.000 actualmente, declaró el patrón de Nissan-Renault, Carlos Ghosn.

"Seguiremos invirtiendo para colmar el foso entre la demanda de nuestros productos y nuestra capacidad" de producción, declaró Ghosn, que luego presentó en "premiere" mundial el modelo Nissan Tida.

Los fabricantes chinos no se quedan a la zaga. El principal fabricante, SAIC, quiere elevar sus ventas, que alcanzaron 3,58 millones de unidades en 2010 gracias a sus alianzas con Volkswagen y General Motors, a 6 millones de unidades en 2015.