La construcción del proyecto hidroeléctrico Tumarín, cuyo costo es de US$1.100 millones, iniciará en febrero, informó hoy Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), subsidiaria en Nicaragua de la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado Queiroz Galvao.

"Ya han comenzado los trabajos de ingeniería de diseño requeridos para empezar la construcción de la Central Tumarín, en febrero próximo", dio a conocer CHN, en una nota de prensa.

El 22 de agosto pasado los representantes de CHN acordaron con el presidente Daniel Ortega iniciar en el primer trimestre de 2015 la construcción de Tumarín, acuerdo que fue convertido en ley por la Asamblea Nacional el 17 de septiembre pasado.

Tumarín, cuya construcción iniciará con cuatro años de retraso sobre lo previsto, producirá 253 megavatios de energía, el 21% de lo que consumirá Nicaragua para cuando esté lista, en 2019, y el 50% de lo que consume actualmente el país centroamericano.

El proyecto pretende dar empleo directo a 5.000 personas, mientras que otras 3.500 se beneficiarán con empleos indirectos, según la nota de prensa.

La represa, de 41 kilómetros cuadrados de extensión, estará ubicada en el municipio de La Cruz de Río Grande, a 470 kilómetros al noreste de Managua, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

El proyecto incluye 81 kilómetros de líneas de transmisión eléctrica y 51 kilómetros de caminos de acceso.

Tumarín es el proyecto de mayor prioridad para Brasil en el mundo, dijo el embajador brasileño en Nicaragua, Luiz Felipe Mendona, en la nota emitida por CHN.