Las empresas chinas, Petrochina, Sinopec y CNOOC, quieren comprar una participación en los activos petroleros que la portuguesa Galp Energia SGPS S.A.  tiene en Brasil, informa Diario Economico en su edición digital de este lunes, sin citar fuentes.

El interés chino en estos activos ya fue manifestado al gobierno portugués, en un momento en el que China representa uno de sus posibles aliados para resolver el problema de la deuda pública portuguesa, informa el diario luso.

Recientes informes de prensa apuntaban a la intención de China de ayudar a Portgual comprando hasta 5.000 millones de euros (cerca de US$6.500 millones) de deuda en deuda portuguesa.