Houston. Varias refinerías de la costa estadounidense del Golfo de México permanecían cerradas u operando a tasas reducidas este viernes tras el paso del huracán Isaac, mientras que las firmas energéticas evaluaban el daño a las plataformas en costa afuera y comenzaban a enviar a sus trabajadores de nuevo a las plantas.

El huracán Isaac se convirtió en una depresión tropical mientras avanzaba hacia el norte en la región central de Estados Unidos este viernes, pero hasta el jueves casi el 95% de la producción petrolera estadounidense en el Golfo de México y más del 72% de la de gas natural permanecía cerrada, mostraron cifras del gobierno.

Comentarios previos de las compañías de petróleo y gas en la región mostraron que las instalaciones en mar adentro, que abastecen el 23% de la producción de crudo estadounidense y el 7% de la de gas natural, capearon la tormenta sin registrar daños significativos.

Importantes productores como Royal Dutch Shell y Chevron Corp, han referido que planean enviar a su personal de nuevo a sus plataformas mar adentro a partir de este viernes, con miras a reanudar la paralizada producción.

Operadores petroleros están a la espera de que Phillips 66 se pronuncie sobre el estado de su refinería Alliance en Belle Chasse, Luisiana, con capacidad para 247.000 barriles por día, que permaneció cerrada el jueves después de que la compañía dijo que resultó afectada por una inundación debido a la tormenta.

Marathon Petroleum Corp dijo este viernes que su refinería en Garyville, Luisiana, con capacidad para 490.000 bpd, estaba operando a tasas reducidas tras la tormenta de esta semana.

La Guardia Costera de Estados Unidos dijo que el Puerto de Morgan City en Luisiana fue reabierto el jueves.

Las empresas de servicio público estaban trabajando por restablecer el suministro eléctrico en cientos de miles de casas y negocios a lo largo de la costa estadounidense del Golfo de México.