Londres/Sidney. Compañías mineras como BHP Billiton y Anglo American posiblemente seguirán los pasos de Rio Tinto al amortizar activos de bajo rendimiento por hasta US$10.000 millones, al tiempo que los precios reducidos y los altos costos afectan las valoraciones.

Rio Tinto asumió la semana pasada un cargo por US$14.000 millones en relación con dos operaciones de baja rentabilidad, una minera de carbón concentrada en Mozambique y un depósito de aluminio en Canadá.

El presidente ejecutivo de la minera, Tom Albanese, reveló su decisión de renunciar tras el anuncio.

El cargo que asumió Rio fue un recordatorio del débil aporte del sector minero en la generación de valor a través de acuerdos.

La atención se ha centrado ahora en sus rivales, que también se verían obligados a asumir fuertes cargos cuando difundan sus resultados corporativos en las próximas semanas, ante los débiles precios de las materias primas y las precarias decisiones sobre asignaciones de capital.

Las amortizaciones totales de Rio Tinto en los últimos seis años excedieron los US$34.000 millones, cuatro veces más de lo que registró BHP, la mayor minera global, en ese periodo.

Las amortizaciones reflejan inversiones calculadas erróneamente. El resultado para una entrante generación de altos ejecutivos mineros probablemente se traduciría en menores acuerdos.

"La tendencia natural es construir un imperio y aumentar las ventas, siempre va a haber ese ímpetu", dijo el analista Nik Stanojevic, de la firma bursátil Brewin Dolphin.

"No obstante, ahora los presidentes ejecutivos deberían tener como prioridad que si hacen malos acuerdos, serán castigados", agregó.

Costos en aluminio. El aluminio está en el centro de la atención.

La brasileña Vale dijo el mes pasado que asumiría un cargo de US$1.300 millones en su participación del 22% en el grupo noruego de aluminio Norsk Hydro.

Analistas esperan que BHP amortice el valor contable de sus activos de aluminio en entre US$2.000 y US$3.000 millones. Algunos consideran que BHP podría intentar vender el negocio.

Limitado por un exceso de capacidad y un fuerte crecimiento en el suministro, el aluminio opera a su menor precio desde noviembre. Incluso si los precios se recuperan modestamente este año a alrededor de US$2.200 por tonelada, desde US$2.046 actualmente según estima el analista Steve Briggs de BNP Paribas, eso sólo será suficiente para revivir el negocio.

JP Morgan dijo en una nota previamente este mes que los activos de aluminio de BHP alcanzan un valor contable de US$8.500 millones, muy por encima de las actuales estimaciones de valor neto del banco de US$5.900 millones.

BHP también podría asumir cargos en el sector del níquel.

El año pasado, BHP amortizó US$450 millones en valor de su negocio australiano de níquel, minimizado en ese entonces por una amortización de US$2.800 millones en sus activos de gas bituminoso estadounidense.

En tanto, la división de platino de Anglo American ya ha anunciado planes de amortización por 6.600 millones de rands (US$740 millones).

La cifra podría aumentar a medida que avanza una revisión de la división Anglo American Platinum que está generando pérdidas, pero las cifras del 2012 se verán afectadas por los altos costos en su operación de mineral de hierro Minas Rio.