Berlín. Volkswagen recibió una multa de 1.000 millones de euros (US$1.180 millones) por el escándalo sobre las emisiones de diesel, una de las mayores sanciones impuestas por autoridades alemanas contra una compañía, dijeron fiscales este miércoles.

La multa tiene lugar tras un acuerdo de cooperación con la justicia en Estados Unidos desde enero de 2017, cuando Volkswagen acordó pagar una multa de US$4.300 millones para resolver sanciones penales y civiles.

"Tras un examen exhaustivo, Volkswagen AG aceptó la multa y no presentará apelación en contra de ella. Volkswagen AG, al hacerlo, admite su responsabilidad por la crisis del diesel y considera que es un paso importante más hacia la superación de esto", dijo en un comunicado.

La oficina de los fiscales en Braunschweig, Alemania, ordenó la multa contra el fabricante de automóviles por tener "funciones de software inadmisibles" en 10,7 millones de automóviles entre 2007 y 2015, dijo Volkswagen.

Como resultado de la multa impuesta terminará el procedimiento de infracción regulatoria contra Volkswagen, lo que el fabricante de automóviles con sede en Wolfsburg dijo que supone que ayudará a resolver más procedimientos administrativos en Europa.