Los fiscales brasileños presentaron cargos formales contra ejecutivos de seis de las mayores empresas de ingeniería a los que acusan de formar un cartel y servir para canalizar sobornos, a través de la petrolera estatal Petrobras, al partido político gobernante y sus aliados.

Los cargos contra los acusados incluyen además corrupción, lavado de dinero y crimen organizado, en un caso que ha sacudido al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Los ejecutivos acusados pertenecen a las empresas OAS, Camargo Correa, UTC Engenharia, Galvao Engenharia, Mendes Junior y Engevix.