La Paz. La Fiscalía boliviana anunció este martes que la próxima semana declarará en rebeldía al dueño de la aerolínea Lamia, Marco Rocha, y a la ex funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación (Aasana), Celia Castedo, en el caso del avión siniestrado en noviembre pasado.

El fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, dijo a periodistas que la audiencia por el caso Lamia para esta declaratoria de rebeldía se desarrollará el 17 de febrero.

El pasado 28 de noviembre un avión de LaMia que despegó del aeropuerto internacional de Viru Viru, en Bolivia, se estrelló cerca de la ciudad colombiana de Medellín, con un saldo de 71 muertos, entre ellos integrantes el equipo brasileño de fútbol Chapecoense y periodistas deportivos.

De acuerdo con la máxima autoridad del Ministerio Público, la declaratoria de rebeldía de los dos implicados será importante para emprender varias acciones legales complementarias que permitan dar con los responsables de este incidente.

"Sin duda que esta figura permite abrir espacio a la solicitud de extradición de los mencionados y activar los mecanismos que están al alcance del procedimiento", precisó la autoridad.

Según Guerrero, la Fiscalía cumplió con la publicación de edictos de convocatoria para que ambas personas declaren por las imputaciones efectuadas en su contra, pero recordó que ninguno expresó su interés por defenderse por los cargos penales que les fueron atribuidos.

Admitió, sin embargo, que hasta la fecha se desconoce el paradero del empresario Rocha y que se están coordinando acciones para determinar su ubicación.

En tanto Castedo, ex empleada de la Aasana de Bolivia, se encuentra en Brasil con un refugio temporal y está imputada por incumplimiento de deberes.

El accidente del avión CP2399 destapó irregularidades en el caso de Lamia, cuyo certificado de matrícula  aprobó el titular de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Gustavo Steven Vargas Villegas, hijo de uno de los socios de Lamia, Gustavo Vargas Gamboa.

Ambos, padre e hijo, se encuentran detenidos como parte de las investigaciones que realizan las autoridades bolivianas en este caso.

La Fiscalía de La Paz imputó por tres delitos al ex director de la DGAC, mientras que la Fiscalía de Bolivia informó que el Ministerio Público prepara la solicitud para que dos aviones de Lamia confiscados el pasado 8 de diciembre en el departamento de Cochabamba (centro) sean embargados para su remate.

"Lo que pretendemos es que los recursos del remate sirvan para el resarcimiento de daños a las familias de los fallecidos y sobrevivientes del accidente aéreo", añadió.