Río de Janeiro. El Ministerio Público del estado brasileño de Minas Gerais, sureste de Brasil, presentó hoy su informe sobre los hechos que motivaron la ruptura de dos diques de la compañía minera Samarco en un gigantesco depósito de residuos mineros, que provocaron la peor catástrofe ambiental de la historia de Brasil, y que se debió a unas obras que había en el recinto, informaron fuentes oficiales.

Los peritos de la fiscalía concluyeron que la ruptura se produjo por unas grietas causadas por las obras de reforma que había en los diques, con la intención de aumentarlos.

La catástrofe se produjo el 5 de noviembre del año pasado en Mariana, en el estado de Minas Gerais, cuando la ruptura de los diques provocó una gigantesca riada tóxica de lodo y residuos que mató a 19 personas y provocó incalculables daños a lo largo de 650 kilómetros de la cuenca del río Doce, uno de los principales de Brasil.

El grave impacto que tuvo en la región el vertido, que llegó hasta la costa atlántica, llevó al Gobierno brasileño a afirmar que este accidente provocó el peor desastre ambiental de la historia del país.

La minera Samarco, empresa controlada por la brasileña Vale y la australiana BHP, llegó a un acuerdo con el Gobierno para hacer frente a las compensaciones económicas, que tuvo que ser ratificado por la Justicia brasileña ante al no contar con el beneplácito de la Fiscalía del estado.

Según el acuerdo, las mineras pagarán una multa de 20.000 millones de reales (unos 5.917 millones de dólares) a lo largo de la próxima década como compensación por la catástrofe.