Bogotá. La Fiscalía General de Colombia capturó este jueves a un ex viceministro de Transporte acusado de corrupción por recibir US$6,5 millones de un soborno de la brasileña Odebrecht a la que se le adjudicó en el 2009 un millonario contrato para la construcción de una autopista.

Se trata de Gabriel García, quien fue director de un Instituto encargado de manejar las concesiones viales y que posteriormente se desempeñó como viceministro de Transporte en el gobierno del ex presidente Álvaro Uribe. Es la primera captura que se produce en Colombia en medio de las investigaciones por los sobornos de Odebrecht.

"La Fiscalía tiene evidencia de que el señor García exigió el pago de US$6,5 millones para garantizar que Odebrecht fuera la firma adjudicataria de la Ruta del Sol Dos, excluyendo a otros competidores", dijo a la prensa el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

El fiscal anunció que las investigaciones continúan, con el fin de establecer la participación de otras personas, y sostuvo que en el Gobierno del actual presidente Juan Manuel Santos se pagaron sobornos por más de US$4,5 millones para beneficiar a la constructora brasileña.

Por otra parte, Martínez dijo que con Odebrecht se estableció un principio de oportunidad condicionado al pago de 32.000 millones de pesos (US$10,7 millones) como reparación del daño causado a la administración pública de Colombia.

Por otra parte, Martínez dijo que con Odebrecht se estableció un principio de oportunidad condicionado al pago de 32.000 millones de pesos (US$10,7 millones) como reparación del daño causado a la administración pública de Colombia, donde podría quedar inhabilitada para licitar obras públicas y obligada a entregar los contratos que ejecuta actualmente.

La firma brasileña se declaró culpable en diciembre en una corte de Estados Unidos por violar normas contra sobornos fuera del país, como resultado de una investigación en Brasil sobre una extensa red de corrupción.

De acuerdo a la sentencia publicada por una corte federal de Brooklyn, entre el 2001 y el 2016, "Odebrecht realizó e indujo a realizar pagos por un valor aproximado de 439 millones de dólares a partidos políticos extranjeros, funcionarios extranjeros y sus representantes en países ajenos a Brasil".

En Colombia, la denominada División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht se aseguró contratos de obras públicas entre el 2009 y el 2014 abonando más de US$11 millones en pagos irregulares, que resultaron en operaciones que generaron beneficios superiores a los US$50 millones.