La Fiscalía del Ambiente hondureña, avaló que se proceda a demoler el proyecto habitacional Ciudad Mateo. La posición se hizo en forma pública tras conocer la propuesta de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna).

El ministro de la Serna, Rigoberto Cuéllar, propuso el pasado jueves destruir en su totalidad las casas que fueron construidas en los alrededores del río Guacerique, a la altura de la aldea de Mateo, al oeste de la capital, para poner en marcha un proceso de reforestación.

Se trata de unas 5.000 viviendas que se encuentran deshabitadas desde hace más de 15 años.

No se habitan porque instituciones protectoras del medio ambiente sostienen que su ocupación ocasionaría un impacto negativo sobre la cuenca que abastece de agua a la capital, al estar construidas en una zona protegida.

"Realmente sería una respuesta bien favorable, la cual a nosotros nos encantaría", expresó la fiscal especial del Ambiente, Reyna Pineda.

Requisitos. La propuesta de la Serna cuenta con la aprobación de la Fiscalía del Ambiente, siempre y cuando se cumpla con ciertos requisitos, como solicitudes de dictámenes de aprobación de entidades estatales encargadas de la regulación ambiental.

Antes de que el ministro de la Serna apruebe una demolición tendría que contar con los pronunciamientos técnicos emitidos por el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

La Serna pretende demoler el proyecto habitacional para recuperar la zona como parque ecológico.

Para ello se debe cumplir con una serie requisitos, como seguir con un proceso de licenciamiento que contemple estudios para el uso, manejo, tipo de plantas y compatibilidad de los suelos para el uso del parque.

El área en que se construyeron las casas es de uso forestal, la cual sirve para proteger las fuente de agua del río Choluteca, que tiene varios afluentes.

"Realmente si es así y si vuelve a ser un parque forestal para nuestra capital bienvenido sea, estamos satisfechos, felices", manifestó la fiscal especial.

Expuso que en los últimos gobiernos no se abordó la problemática hasta encontrar una solución sobre el destino del proyecto habitacional.

Para la fiscal habrá que olvidarse de la idea de que se habite Ciudad Mateo. Las casas "se están derrumbando porque al estar deshabitadas solitas se caen, aparte de eso tenemos la necesidad de agua, lo que ahí se necesita es un parque forestal", argumentó Pineda.