Buenos Aires. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina dijo este domingo que suspendió y denunció judicialmente a la multinacional Procter & Gamble (P&G) por presunto fraude fiscal y supuesta fuga de divisas.

El organismo recaudador dijo en un comunicado que la compañía cometió el fraude mediante "operaciones de importación desde Brasil que eran facturadas a través de una filial radicada en Suiza por US$138 millones".

"De esta manera, la empresa fugó divisas a sus firmas vinculadas en el exterior. La maniobra podría constituir contrabando agravado", advirtió el Fisco en su comunicado.

La AFIP dijo que como parte de su investigación analizó 2.608 operaciones de importación de navajas y maquinas de afeitar, preparaciones capilares y pañales y demás artículos higiénicos.

Según el Fisco, estos productos se "sobrefacturaron".

Por estas maniobras, la AFIP suspendió en forma preventiva el código de contribuyente de P&G y su inscripción en el registro de importadores y exportadores como así también la posibilidad de que la empresa opere en el mercado de cambio de divisas.

Además, el Fisco remitió una nota a la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) a través de la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires, en la que se detallan las presuntas irregularidades de la multinacional.

Asimismo, la AFIP cursó un pedido de intercambio de información a Suiza y Brasil e informó al Banco Central de la Argentina de las supuestas irregularidades a la ley penal cambiaria.

"Nuestro objetivo principal es que P&G reintegre al Banco Central las divisas fugadas y que pague las sanciones aduaneras y el impuesto a las ganancias evadido por la manipulación de los precios de transferencia", señaló el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.

Por otra parte, el Fisco presentó dos denuncias contra la compañía en la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico Nº 2.

También solicitó a la Justicia que impida la salida del país de los directivos de la filial local de P&G hasta tanto se resuelva la situación de la multinacional.

El Fisco advirtió que, "independientemente de las acciones judiciales ya iniciadas", la empresa deberá regularizar las operaciones de comercio exterior y cancelar las multas respectivas ante la Aduana y pagar el Impuesto a las Ganancias presuntamente evadido por los ajustes de precios de transferencia.

"Hay que terminar con estas trampas de las empresas globales que implican una planificación fiscal nociva en las operaciones de comercio exterior", dijo en el comunicado Echegaray.

El funcionario señaló que "las compañías globales no pueden gestionar sus ganancias engañando al Estado, evadiendo impuestos y fugando divisas ya que esta conducta irregular impide el desarrollo de la Nación, privando a sus ciudadanos de recursos para los servicios públicos, salud, educación, justicia, transporte, jubilación y demás inversiones sociales".