Los altos precios del petróleo continúan representando la panacea fiscal del gobierno venezolano. Esta variable ha contribuido al incremento de los ingresos en divisas del país.

Pero al mismo tiempo, le ha dado la posibilidad de aumentar su gasto, incluso en períodos que tradicionalmente son de bajos desembolsos.

En los dos primeros meses del año 2012 el Fisco ha recibido ingresos extraordinarios por US$7.459 millones por concepto de las ventas de crudo, todo gracias a que en ese período el promedio de la cotización de la cesta petrolera venezolana fue de US$109,20. Es decir, US$59,2 por encima de lo presupuestado para este año de $50 el barril.

Las cifras oficiales dan cuenta de unas exportaciones petroleras por el orden de los 2,9 millones de barriles diarios, por lo que descontando los barriles enviados a China y los acuerdos firmados en Petrocaribe, las ventas reales alcanzan los 2,2 millones de barriles diarios de crudo.

El ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, indicó recientemente que, debido al comportamiento de los precios en el mercado internacional, "la situación económica de Venezuela va a estar bien, muy bien. Porque a nosotros no solamente nos acompaña la situación internacional, sino que estamos en expansión. Pocas industrias petroleras están en expansión como lo estamos nosotros".

Recordó que por cada dólar que suba el petróleo, el país tiene ingresos extraordinarios por US$979 millones de al final de año.

Arriba el gasto. Así como aumenta el precio del petróleo, en la misma medida se incrementa el gasto corriente del gobierno.

Cifras del Ministerio de Planificación y Finanzas revelan que entre enero y febrero de este año los egresos finalizaron en Bs. 57.399 millones, lo que significa un alza de 76,3% con respecto al mismo período de 2011, cuando los desembolsos fueron de Bs. 32.544 millones.

Analistas han señalado que al descontar el efecto de la inflación, el gasto público incluso registra un crecimiento en términos reales de 50%, aproximadamente. Algo inusual para esta época del año, cuando los egresos suelen tener una lenta ejecución.

De acuerdo con la composición del gasto ejecutado entre enero y febrero de 2012, la mayor parte se destinó para el pago de las remuneraciones del sector público por un monto de Bs. 11.868 millones, lo que representa 21% del total. Seguido de las transferencias a las gobernaciones, alcaldías y organizaciones del poder comunal por Bs. 10.420 millones (18,1% del gasto total).