ElEconomista.com.mx. La pérdida de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el primer trimestre del año fue ocho veces superior a la del año anterior, ascendiendo a 35.822 millones de pesos (US$2.740 millones) cuando en el mismo periodo del 2013 fue de 4,327 millones, debido al aumento del pago de impuestos, reducción del precio de la Mezcla Mexicana de petróleo y factores externos que afectaron su operación.

A pesar de la caída, Pemex reportó a la Bolsa Mexicana de Valores que entre enero y marzo las ventas totales de la compañía ascendieron a 406.934 millones de pesos (US$31.130 millones), logrando un aumento de 2,6% con relación a las registradas en igual periodo del año pasado.

Las pérdidas integrales de este periodo sumaron 35.955 millones de pesos (US$2.750 millones), cifra superior en 347,9% a las pérdidas integrales de 8.026 millones de pesos (US$613 millones) del mismo período del año anterior. La utilidad bruta de la empresa subió a 196.602 millones de pesos (US$15.040 millones), después de deducir el costo de la operación.

Sin embargo, la estatal tuvo un mayor costo de ventas que llegó a 210.331 millones (US$16.090 millones), casi 9% más que en el 2013; pero el factor más importante para las pérdidas en esta ocasión fue la reducción de 12% en un año del precio de la Mezcla Mexicana de Exportación, que promedió 93 dólares por barril entre enero y marzo de este año, en comparación con los US$105 por barril en que promedió durante el primer cuarto del 2013.

En conferencia telefónica con inversionistas, la estatal explicó que en el periodo hubo factores, como la desaceleración en China, que ha presionado los precios internacionales del crudo a la baja, además de que la inestabilidad en mercados emergentes ha tenido un impacto sobre sus ventas al exterior.

Impuestos siguen impactando

A pesar de todo, antes de impuestos, una vez más la empresa tuvo una buena utilidad, alcanzando 174.151 millones de pesos (US$13.322 millones) que por el contexto resultaron inferiores en 20,7% respecto de los beneficios en los mismos meses del 2013.

Sin embargo, la carga tributaria de la estatal ascendió a 210.105 millones de pesos (US$16.073 millones) en los tres primeros meses de 2014; 6,2% menos que las contribuciones aportadas en el mismo período del año anterior pero que representaron 120% de sus utilidades. Pemex perdió 169.092 millones de pesos (US$12.935 millones)el año pasado, frente a una ganancia de 2.600 millones de pesos (US$199 millones) en el 2012.

Los ingresos crecen 7m7% respecto de igual periodo del 2013

CFE registra pérdida en el primer trimestre

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó una pérdida neta de 5.814 millones de pesos (US$444 millones) en el primer trimestre del año derivado principalmente del alto costo de ventas del periodo, mismo que se soporta en el costo de los combustibles para generación de energía. Según el informe enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, de enero a marzo del 2014 la pérdida fue menor en 18% a la reportada en el mismo periodo del 2013, cuando la CFE tuvo una pérdida neta de 7.140 millones de pesos (US$546 millones).

A pesar de la pérdida, el mejor desempeño en relación con el mismo periodo del año anterior se debe a que los ingresos netos de la estatal eléctrica ascendieron a 78.290 millones de pesos, mostrando un incremento de 7,7% respecto del mismo periodo del año pasado.

El costo de ventas del primer cuarto del año fue de 78,970 millones de pesos (US$6.041 millones), mostrando una reducción de 5% en comparación con el 2013.

Al 31 de marzo, la CFE informó que cuenta con 96.422 trabajadores entre los que tienen puestos permanentes, temporales y eventuales, y con 40.024 jubilados, que representan casi 41% de los empleados en actividad.

La estatal informó que hasta marzo mantiene una infraestructura de generación de 54.036,88 Megawatts (MW) de capacidad real instalada mediante la operación de 190 centrales, incluidas las de la extinta Luz y Fuerza del Centro, para el suministro del servicio público de energía eléctrica de 98,24% de la población nacional.

*Lea además: Régimen fiscal de Pemex, ajustado en 10 años.