Solo unos minutos después de que se diera cierre de la jornada de la Bolsa de Valores de Colombia, en la que la acción de Pacific Rubiales Energy ganó 0,8 % al cerrar en $ 7.540, la calificadora internacional Fitch bajó la calificación de la compañía canadiense de BB+ a BB.

De acuerdo con Fitch la decisión refleja el efecto negativo que la caída de los precios del petróleo ha tenido en el perfil de crédito de Pacific Rubiales.

“La producción en el mediano y en el largo plazo y la reposición de reservas seguramente se verán afectadas por la empinada disminución de los precios, que se ha visto en los últimos meses. Este cambio obligará a Pacific a reducir los gastos de capital significativamente”, señaló en su comunicado.

Así mismo la firma bajó la perspectiva de la compañía de estable a negativa.

Las estadísticas de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) muestran que los bonos de deuda de la petrolera se han desvalorizado más del 50 % desde octubre del año pasado, lo que ha originado que la tasa de interés de los títulos pasara de 5 % al 15 % para el mismo período.

Así mismo, a mediados de enero de este año Pacific fue centro de una gran incertidumbre, lo que llevó a su acción a mínimos históricos. En ese momento el portal de noticias Bloomber publicó una noticia en la que advertía que si los precios del hidrocarburo continuaban en esos niveles, la compañía podría entrar en incumplimiento con los pactos con los inversionistas.

Sin embargo, la petrolera anunció que había tomado la decisión de hacer una reducción en sus inversiones, con el fin de mitigar los efectos de la caída de los precios del combustible.

Fitch considera que la capacidad de Pacific para reemplazar la producción del contrato Rubiales-Pirirí, ubicado en Puerto Gaitán (Meta), que vence el 30 de junio de 2016, está en duda.

Frente a esta situación, Pacific mantendrá su producción en lo que resta del contrato, a la espera de que la junta Directiva de Ecopetrol y el nuevo presidente, que está por anunciarse, definan si amplían el contrato o pasa a manos de la estatal petrolera para su operación.