Lisboa. La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings rebajó la calificación de seis bancos portugueses a causa del recorte de tres escalones, de A- hasta BBB-, de la nota de la deuda soberana lusa de la semana pasada.

La rebaja del rating de la deuda dejó al límite de la calificación crediticia de grado de especulación o "bono basura" y se cree que nuevos recortes se podrían realizar, consignó Europa Press.

Se rebajó la nota de emisor a largo plazo de la Caixa Geral de Depositos (CGD), Banco Comercial Portugues (Millennium bcp) y Banco BPI hasta nota BBB- , con posibilidades de un nuevo recorte por el apoyo que reciben del estado.

En el caso de la Caixa Economica Montepio Geral y Banif y el Banco Internacional do Funchal (Banif), se rebajó hasta BB, pero con una calificación estable.

Asimismo, recortó la calificación individual del Banco Santander Totta.

Los resultados de Fitch Ratings obligarán a que las entidades dependan financieramente del Banco Central Europeo (BCE) en el corto o mediano plazo.