La expansión económica peruana generó en años recientes un considerable aumento de personas con excedentes, muchas de las cuales están ávidas en invertir ese dinero. En esa coyuntura, una de las alternativas más demandadas son los fondos mutuos. A la fecha, las empresas administradoras de fondos mutuos son el segundo mayor inversionista institucional del país (después de las AFP). Solo al cierre de 2016, la industria de fondos mutuos administraba US$7.556 millones y tenía alrededor de 420.000 partícipes. Y si bien el negocio se ha expandido, aún está lejos de consolidarse o de tener la envergadura de otros mercados de la región (en Chile, la industria administra US$47.150 millones).

Fue en este contexto en el que los principales jugadores de este negocio presentaron hace unas semanas la Asociación de Administradoras de Fondos Mutuos (AAFM). 

Conformada actualmente por cinco de las ocho firmas administradoras de fondos (Scotia Fondos, Fondos Sura, BBVA Asset Management Continental, Interfondos y Credicorp Capital Sociedad Administradora de Fondos), esta asociación tiene como objetivo principal coordinar esfuerzos para dar a conocer la industria, sus beneficios y posicionarla como una de las mejores alternativas de ahorro e inversión entre los partícipes y el público en general. “Nos basamos en la experiencia chilena, ya que a través de ella hemos visto el impacto positivo que tiene la formación de una asociación sobre crecimiento y desarrollo de la industria”, dice Arturo Morán, presidente de la AAFM. El ejecutivo agrega que este gremio también servirá como representante de la industria ante el regulador (la Superintendencia del Mercado de Valores) y el Ministerio de Economía y Finanzas. “Nos estamos integrando al circuito latinoamericano de administradoras de fondos mutuos a fin de que podamos aprender las mejores prácticas que se han adoptado en la región e implementarlas en el país”, dice Morán. 

La nueva asociación también tiene objetivos en el campo regulatorio. En ese sentido, según Fernando Osorio, secretario general de la AAFM, el gremio tiene como meta contribuir con el perfeccionamiento y la modernización del marco regulatorio de los fondos mutuos. “La simplificación de trámites y procedimientos, y la seguridad en cada una de las etapas de colocación y rescate de cuotas, son una prioridad a favor de los potenciales inversionistas”, dice el ejecutivo. Arturo Morán añade que están en conversaciones con las otras tres administradoras de fondos mutuos (Diviso, AdCap y Promoinvest), a fin de que se integren el gremio. “La idea es que todos los que están en este negocio pasen a ser parte de la asociación”, dice. 

Planes particulares. Con alrededor de 110 fondos mutuos operando en el país, este año también se proyecta un crecimiento, tanto a nivel de los fondos administrados como de partícipes respecto a 2016. Según Morán, el monto administrado este año podría crecer entre 10% a 15%, mientras que el número de partícipes podría aumentar en 35.000.  

Los principales jugadores no se quedan quietos y alistan novedades. Scotia Fondos, dice Jonathan Kleinberg, gerente general interino de la firma, lanzará fondos semicerrados tanto flexibles, que brinden una renta periódica a los clientes, como estructurados, fondos con protección de capital y rendimiento condicional ligado a un activo subyacente. “La idea es estar constantemente lanzando nuevos fondos, que sean tanto en soles como en dólares”, señala. La firma, además, presentará este año su primer fondo de inversión.

Por su lado, InterFondos, en lo que va de 2017, también ha realizado una fuerte apuesta por los fondos estructurados. “Hemos presentado seis nuevos fondos mutuos cuyo patrimonio administrado supera los S/ 275 millones. Estos son del tipo estructurado, cuyo objetivo es devolver el capital invertido más un rendimiento atractivo en un plazo fijo, generalmente de un año”, dice Juan Ignacio Pardo, gerente general de Interfondos. 

Pardo agrega que la firma del grupo Intercorp está trabajando intensamente en dos pilares. Uno es a través de sus asesores de inversión, acercarse más a sus clientes. El segundo es incentivar el uso de medios  electrónicos para realizar transacciones. “[La idea es que sepan] que en unos cuantos segundos pueden consultar saldos, movimientos, estados de cuenta y perspectivas económicas sin la necesidad de ir a una tienda bancaria”, señala Pardo. 

BBVA Asset Management Continental, por su parte, apostará por los fondos de renta. “Para este año nos hemos enfocado en lanzar fondos de renta (tipo flexible), fondos a un plazo definido que le ofrecen al inversionista un flujo de ingresos en ciertas fechas y la devolución del capital al vencimiento, muy parecido a cómo funciona un bono”, dice Javier Swayne, gerente general de esa firma. El ejecutivo señala que entre este y el próximo año, BBVA Asset Management Continental también lanzará fondos estructurados y fondos con exposición a activos internacionales. 

En el caso de Credicorp, también hay novedades. Arturo Morán, quien también es gerente general de Credicorp Capital Fondos, señala que la firma ya ha lanzado cinco nuevos fondos este año: dos de renta fija (High Yield del mercado americano y uno de deuda flotante) y tres de renta variable (mercado americano, europeo y asiático). Según Morán, la idea de estos fondos es que complementen su oferta actual y permitan a las personas que decidan repatriar sus capitales encontrar una oferta de productos tan completa como la que encontrarían en el exterior. 

Aunque es difícil proyectar cuáles serían los fondos que otorguen mejores retornos a los partícipes, hay varias señales. Según Javier Swayne de BBVA, los fondos de renta variable son una buena opción. Juan Ignacio Pardo ve oportunidades en los fondos de renta mixta internacional y en los de renta fija local, ya que ambos presentan buenos rendimientos. “Pensamos que este comportamiento se mantendría en los próximos meses, sustentado en la recuperación económica prevista para países desarrollados, así como un nivel de crecimiento más estable en economías emergentes como China. Asimismo, la política expansiva que seguiría el BCRP localmente continuaría dándole impulso a los activos de deuda locales”, dice Pardo. Para Morán, la renta variable latinoamerciana también tiene potencial.  

Temas de fondo. Los analistas consideran que hoy el rubro de fondos mutuos tiene reformas pendientes. Por un lado, aumentar la diversidad de los fondos que actualmente se ofrecen. “Todavía no se ha logrado suficiente diversidad en el tipo de activos en los cuales se invierte, generando más bien concentración en los mismos activos financieros (acciones, bonos, papeles comerciales, etc.)”, dice Enrique Díaz, fundador de MC&F Consultores y profesor de ESAN. 

De acuerdo con el catedrático, debido a esta situación, se está dejando de atender a una gama de inversionistas con diferente perfil de riesgo. “Ello permitiría que los fondos mutuos financien otros segmentos o actividades económicas. Los fondos mutuos han hecho poco para financiar a las pymes, o a sectores que han tenido dinámicas importantes, como el inmobiliario o el agroexportador”, dice.
 
En la misma línea, Carlos Rojas, fundador y CEO de Andino Asset Management, sostiene que “la industria de fondos mutuos en el Perú es un apéndice de la industria bancaria”. Según el ejecutivo, el rubro no tiene una motivación propia para desarrollar nuevos productos. “95% de los fondos mutuos están asociados a los bancos grandes. Eso no pasa en otras partes del mundo. En Estados Unidos, los diez fondos mutuos más grandes no están ligados a bancos. Los productos que se ofrecen en el Perú son prácticamente bancarios”, dice el ejecutivo. 

Rojas explica que, del total de los fondos, el 70% es de muy corto plazo. “Y de ese porcentaje, la gran mayoría está en depósitos a plazo de los grandes bancos. La plata nunca sale de estos. Es por eso que los bancos, a través de sus administradoras, desarrollan mucho los fondos mutuos de renta fija”. Para Rojas, esto se debe a cómo está diseñada la regulación. “La industria, debido a la regulación, debe dar liquidez de forma rápida. Y eso te lo dan los depósitos bancarios a plazo, los bonos del Estado. No se ha permitido que los fondos mutuos tengan estructuras de más largo plazo”, señala. El ejecutivo, por ello, propone que el Estado permita que los fondos mutuos tengan distintos plazos de rescate. “Eso hará que se desarrolle la industria, lleguen nuevos jugadores y se generen nuevas alternativas de fondeo”, señala. 

Asimismo, como explica Enrique Díaz, el Perú es uno de los pocos países donde se diferencia el fondo mutuo del fondo de inversión, cuando en realidad son variantes del mismo concepto. “No hay razón para que los ahorristas de cualquier tipo no puedan también acceder a activos similares a los que administran los denominados fondos de inversión”, dice el catedrático. 

Arturo Morán afirma que si bien actualmente la AAFM se concentra en el desarrollo de los fondos mutuos, la idea es que, en algún momento, la asociación evolucione y no solo vea los temas asociados a los fondos mutuos, sino también a los fondos de inversión, ya que las firmas que la integran manejan ambos productos. Morán añade que, además de difundir la industria, es necesario desarrollar más puntos de distribución. “Lo que estamos conversando con el regulador es la posibilidad de crear la figura del distribuidor, una suerte de boutique donde se pueda comprar cualquier fondo mutuo”, dice. El ejecutivo también sostiene que su gremio está dialogando con el ente regulador para levantar algunas restricciones que existen para el uso de medios electrónicos. “Esto es vital para los nuevos clientes”, dice. 
Sea a nivel regulatorio o de cara a generar interés entre potenciales partícipes, los fondos peruanos aún tienen mucho camino que recorrer.