Río de Janeiro. La multinacional del sector automotor Ford paralizará la producción en la fábrica que tiene en Sao Bernardo do Campo (región metropolitana de Sao Paulo, sureste del país) para adecuarse a la nueva realidad del mercado brasileño, provocada por la caída de las ventas del sector.

Según informó el Sindicato de Metalúrgicos del ABC (cinturón metropolitano de Sao Paulo), la medida empezará a aplicarse en septiembre y afectará a unos 3.000 trabajadores de la línea de producción de coches y camiones.

Todos los trabajadores pararán sus funciones entre el 4 y el 8 de septiembre. Además, los que fabrican coches tendrán vacaciones forzadas del 21 al 25 de septiembre, y los de camiones, del 18 de septiembre al 2 de octubre.

En los últimos meses, la mayoría de montadoras de vehículos en Brasil han acomiadado miles de trabajadores o les ha dado vacaciones forzadas para adecuar la producción a un menor ritmo de ventas.

La venta de vehículos en Brasil cayó 22,78 por ciento en julio en comparación con el mismo mes del año pasado, según datos oficiales. En los primeros siete meses del año, las ventas de vehículos en la mayor economía de América Latina cayeron 21 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado.

El sector es uno de los más afectados por la desaceleración económica del país, cuya economía cayó un 1,9 por ciento en el segundo trimestre y se encuentra en recesión técnica.