Londres. Ford dejará de hacer camionetas en Gran Bretaña el año próximo y eliminará 1.400 empleos, que se suman a los 4.300 que ya cortó en Bélgica, para contener las pérdidas en Europa que podrían superar los US$1.500 millones este año.

El anuncio del cierre de la planta de la automotriz estadounidense es el cuarto de este tipo en Europa en lo que va del año y llega un día después de que Ford anunciara que cerraría su fábrica en Genk, Bélgica, tras 48 años en operación.

La compañía dijo que su programa de reestructuración reducirá su capacidad instalada para ensamblar vehículos en un 18% y generará ahorros brutos anuales de entre US$450 y US$500 millones. Los recortes alcanzarán al 13% de su fuerza laboral europea.

Analistas dijeron que la velocidad de los anuncios de Ford indican que la compañía se está ocupando de sus problemas de sobrecapacidad en Europa, en momentos en que otras empresas parecen titubear.

"Con GM en Europa uno siempre se pregunta qué está pasando. Parece que todavía están tratando de decidir qué hacer", dijo el analista de UBS Philippe Houchois desde Londres.

General Motors ha dicho que cerrará una fábrica en Bélgica en el 2016 y actualizará su plan de reestructuración antes de que finalice el mes.

Ford señaló que pese a las pérdidas en Europa el beneficio total de la compañía antes de impuestos, excluyendo ítems especiales, fue mejor en el tercer trimestre que en el segundo.

En el largo plazo la firma apunta a un margen operativo del 8,6% en el Viejo Continente.

Un líder sindical había señalado que la compañía también eliminaría una planta que fabrica piezas para la furgoneta Transit.

"En el 2013, Ford cerrará su fábrica en Dagenham y la de vans Transit en Southampton, lo que podría llevar a la pérdida de un par de miles de empleos", dijo Roger Maddison, director nacional del sindicato Unite de la industria automotriz.