Detroit/Washington/Ciudad de México. Ford Motor Co., criticada por el precandidato a la presidencia Donald Trump por producir fuera de Estados Unidos, anunció este martes una inversión de US$1.600 millones para fabricar autos compactos en el centro de México a partir de 2018.

La empresa realizó el anuncio mientras Trump, el senador Ted Cruz de Texas y el gobernador de Ohio, John Kasich, compiten en una elección primaria en Wisconsin, considerada como crucial en la carrera por ganar la candidatura republicana para los comicios presidenciales de Estados Unidos, en noviembre.

Trump, quien ha criticado a empresas estadounidenses por mandar empleos a México, ha mencionado a Ford en algunos de sus comentarios más agresivos.

Un funcionario mexicano de alto rango dijo que se había decidido no hacer un gran anuncio de la inversión, como suelen hacer Ford y el Gobierno, para evitar tensiones en medio del debate electoral presidencial de Estados Unidos.

"Por el tema del debate no quieren captar el reflector", dijo el funcionario a Reuters bajo condición de anonimato.

Fuentes de la industria estadounidense han dicho que la nueva fábrica podría producir la nueva generación del compacto modelo Focus, así como un híbrido a gasolina y electricidad basado en ese modelo, con miras a hacer competencia al rival Toyota Motor Co..

Joe Hinrichs, vicepresidente ejecutivo de Ford y jefe para América Latina, dijo este martes que el fabricante está inyectando más recursos en México para impulsar la rentabilidad de sus autos compactos.

En Detroit, el presidente del sindicato de trabajadores del sector automotor, Dennis Williams, describió la nueva inversión de Ford como "muy decepcionante y muy problemática".

Una portavoz de Trump dijo que no tenía un comentario de inmediato sobre el anuncio.

Hinrichs declinó comentar sobre los planes de producción de Ford en la nueva planta del central estado mexicano de San Luis Potosí, que iniciará operaciones en 2018 y generará 2.800 empleos directos hacia el 2020.

Fuentes de la industria estadounidense han dicho que la nueva fábrica podría producir la nueva generación del compacto modelo Focus, así como un híbrido a gasolina y electricidad basado en ese modelo, con miras a hacer competencia al rival Toyota Motor Co..

La inversión se había especulado durante meses.

En el verano boreal pasado, Ford confirmó que dejaría de producir en su planta de Wayne, en Michigan, su modelo Focus hacia el 2018. El sindicato dijo en su momento que Ford planeaba construir la nueva generación del Focus en México.

Hinrichs reiteró el martes que Ford planea fabricar dos nuevos vehículos en Wayne, en el 2018, pero declinó ofrecer más detalles.