Los cambios en China pusieron fin al superciclo de las materias primas e inauguran un profundo cambio en el proceso del comercio mundial, en los flujos de inversión y en la cadena de suministro global. América Latina ahora sufre por la desaceleración de la demanda asiática tradicional. Todo ello presenta un camino mucho más difícil para las multilatinas, aunque también abren grandes oportunidades. 

Así lo entendieron Chile, Colombia, México y Perú, por lo que hace unos años resolvieron crear la Alianza del Pacífico, entidad que pone de manifiesto que el actuar unidos permite tener un papel más relevante y protagónico a nivel global, que el tendrían al actuar de forma separada e independiente.

Por ello es que dentro del contexto del Foro Multilatinas 2016, que se realizará los días 19 y 20 de octubre en Santiago de Chile, Ignacio Calle, Presidente Ejecutivo de SURA Asset Management; Andrés Rebolledo, Director General de Direcon, y Alejandro Micco, Subsecretario de Hacienda del gobierno de Chile, conversarán sobre los sectores industriales que poseen mayor potencial de desarrollo en el bloque.

En conjunto, los países de la Alianza constituyen la sexta economía mundial (3,5% PIB), la segunda economía de América Latina y el Caribe (36% PIB) y el 36% de la población de la región (212 millones de habitantes), de acuerdo a cifras de CEAP Colombia.

Los intentos por realizar procesos de integración que mejoren la posición competitiva de los países es de larga data, no obstante, la Alianza del Pacífico, con la eliminación del 92% del comercio entre los países que la componen y otras iniciativas que se impulsan con fuerza (como la eliminación del roaming), da señales contundentes de que esta vez hay una real voluntad política de cambiar la historia. 

Si bien es cierto la primera etapa ha buscado consolidar el libre movimiento de bienes, servicios, capitales y personas entre los Estados miembros, el verdadero objetivo de la Alianza es lograr la economía de escala para poder entrar al mercado asiático con mayor fuerza en un contexto de baja de los precios de los commodities.

En esta línea, algunos países de la Alianza están trabajando en forma sincrónica promoviendo iniciativas que faciliten la exportación de servicios. En el caso de Perú, la nueva ley facilitará a las empresas consultoras el turismo receptivo e interno y la generación de software y tecnología local, entre otros refuerzos. Por otra parte, en Chile se busca que las medidas simplifiquen la exportación de servicios, potencien el uso del factoring, permita a las AFP y a las compañías de seguros invertir en activos alternativos, incluidos los proyectos de infraestructura; y eliminae la acuñación de monedas de CL$1 y CL$5, entre otras medidas.