Madrid. La española Telefónica desechó este sábado su oferta por la participación de Portugal Telecom en la compañía brasileña de telefonía celular Vivo, rechazando un pedido de más tiempo de su socio portugués y armando el escenario para una posible batalla legal.

El operador portugués había pedido más tiempo para cimentar un acuerdo, pero claramente Telefónica perdió la paciencia después de que los accionistas de PT votaran a favor de la oferta por 7.150 millones de euros por Vivo en junio de 2010, aunque la medida fue desautorizada por el Gobierno de Lisboa.

"Telefónica anuncia que después de que la junta de Portugal Telecom no aceptara la oferta dentro del tiempo acordado la oferta ha sido desechada", indicó la firma española.

Aunque analistas consideran generosa la oferta (de Telefónica), PT se vería relegado a ser casi un operador nacional si su participación en Vivo se vendiera.

La negativa a darle a PT más tiempo podría significar que Telefónica apunta a comprar las acciones de flotación libre en Vivo en la bolsa brasileña, pero primero deberá buscar arbitraje legal para disolver a Brasilcel, la compañía mediante la cual Telefónica y PT poseen el 60% de Vivo, dijeron analistas.

"El arbitraje podría tomar meses pero Telefónica probablemente ha decidido que esa opción es mejor que ser efectivamente chantajeado por el Gobierno portugués luego que los propios accionistas de PT aceptaran algo que según todo el mundo es una muy buena oferta", dijo un importante analista de telecomunicaciones en Madrid, que pidió reserva de su nombre.

El grupo español ha deseado por mucho tiempo el control total de Vivo para fusionar a la unidad con su atribulada firma brasileña de línea fija Telesp, produciendo entre 2.000 y 4.000 millones de euros en sinergias, según analistas, y dándole una postura más firme en el mercado brasileño, de rápido crecimiento.

También enfrenta una dura competencia con su archirrival en Latinoamérica, America Movil, propiedad de Carlos Slim, que ya está integrando sus negocios de telefonía móvil y fija. El control en Vivo compensaría el impacto de una desaceleración en los ingresos de los negocios maduros de Telefónica en Europa.

Respuesta de PT vía fax. PT terminó una reunión de la junta este viernes entrada la tarde sin lograr una decisión sobre si aceptar la oferta de Telefónica por su participación en Vivo.

Aunque analistas consideran generosa la oferta, PT se vería relegado a ser casi un operador nacional si su participación en Vivo se vendiera.

PT dijo por medio de un fax, enviado 21 minutos antes de que expirara el plazo, que las negociaciones habían progresado con Telefónica de modo constructivo y que estaba comprometido a encontrar un acuerdo para satisfacer a todas las partes.

La solicitud fue negada en una respuesta que también fue enviada por fax, y confirmada en un comunicado al regulador español este sábado.

El plazo había sido extendido, después de que el Gobierno portugués bloqueara el acuerdo respaldado por los accionistas hace dos semanas, invocando su acción de oro en Portugal Telecom.

Una mayoría de los accionistas de Portugal Telecom votaron a favor del acuerdo poco antes de la intervención del Gobierno.

La Corte Europea de Justicia dijo posteriormente que el uso de la acción de oro infringía las reglas de la Unión Europea sobre el libre movimiento de capital.