San Petersburgo, Rusia. El gigante del gas ruso Gazprom fracasó este sábado en la resolución de una disputa de precios con Bielorrusia y parecía encaminado a seguir adelante con un recorte de suministro, pero dijo que tenía capacidad para evitar que afecte al resto de Europa.

El presidente ejecutivo de Gazprom, Alexei Miller, advirtió que recortes en el suministro podrían comenzar este lunes si Bielorrusia no paga sus deudas pendientes por entregas de gas.

Rusia ha dicho que recortará un 85% de los suministros de gas a Bielorrusia desde el lunes, si su vecino ex soviético no paga US$192 millones que Moscú dice que Minsk debe a Gazprom.

Bielorrusia rechaza el incremento de precios de este año y dice que no debe nada. Ambas partes se reunieron este sábado, pero fracasó su intento de último minuto para llegar a un acuerdo.

El gigante estatal ruso (Gazprom) controla un cuarto de los suministros de gas que necesita Europa.

Preocupación para Europa. Las disputas sobre el precio de gas de Rusia con sus vecinos se convirtió en una preocupación para Europa, cuando los suministros fueron interrumpidos durante casi dos semanas en enero del 2009, mientras Moscú y Ucrania discutían sobre precios y condiciones de tránsito.

Cualquier recorte, especialmente si afecta al suministro por fuera de Bielorrusia, podría dañar aún más la reputación de Rusia como exportador fiable en momentos en que Gazprom se enfrenta a una caída de la demanda por la crisis en Europa y a la competencia de productores de gas de Estados Unidos.

Un recorte en el suministro a Bielorrusia no afectaría a Europa tanto como la disputa con Ucrania en 2009, debido a que sólo alrededor de un quinto de las exportaciones de gas ruso a Europa occidental pasan por Bielorrusia y el resto a través de Ucrania.

La demanda estacional es también mucho menor que en el invierno, cuando ocurrió la interrupción del 2009.

"Es verano y el consumo en el verano es menor (...) La demanda de gas en Europa ha descendido en el último mes y medio", dijo Miller en un encuentro con la prensa.

"En cualquier caso, la capacidad de transporte de gas no se llena al 100%. Así que creo que esta cuestión (de los suministros a Europa) debería analizarse con mucha calma", agregó.

Peor escenario, poco probable. Expertos en energía coincidieron en que el peor de los escenarios en que los suministros a Europa se vean seriamente afectados es poco probable. Gazprom puede redirigir los envíos de gas a Europa para evitar pasar por Bielorrusia.

Polonia puede importar gas ruso a través de Ucrania y Alemania puede recibirlo vía Ucrania, Eslovaquia o la República Checa, dijo Mikhail Korchemkin, un analista de gas en Europa del Este.

El gigante estatal ruso controla un cuarto de los suministros de gas que necesita Europa, con exportaciones prevista de 160.000 millones de metros cúbicos este año.

La hambrienta de gas Polonia, que está tratando de asegurar volúmenes adicionales de Gazprom, recibe cerca de 8.000 millones de metros cúbicos de gas ruso a través de Bielorrusia.

Algunos funcionarios estaban esperanzados en que pudiera lograrse un acuerdo antes de que el diálogo se quebrara el sábado.

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, dijo este viernes que no creía que su país tenga deudas pendientes por el gas ruso y que había que resolver cualquier desacuerdo, pero tomando en cuenta los precios más bajos del año pasado.

Gazprom dice que Bielorrusia ha estado pagando US$150 por 1.000 metros cúbicos de gas este año, en lugar de los US$169,20 que Gazprom fijó en el primer trimestre y los US$184,80 en el segundo trimestre, y podría deber más de US$500 millones a finales de año.