París. El grupo francés de ingeniería electrónica Schneider Electric busca comprar firmas pequeñas y medianas en mercados emergentes para intentar alejarse de la incertidumbre de los mercados maduros.

El grupo, que junto con Alstom completó recientemente la compra de Areva T&D, el negocio de transmisión y distribución de Areva, quiere ganar participación de mercado en sectores en los que queda detrás de la gigante alemana Siemens y otros rivales.

"Habrá (...) compras pequeñas y medianas, especialmente en mercados emergentes, en nuestra industria y en el negocio de la construcción", dijo el jefe financiero del grupo, Emmanuel Babeau, en declaraciones a la agencia Reuters.

"Lo que no veo son compras más importantes como la Areva T&D. Para esas, tiene que pasar algo en algún punto, debe haber una oportunidad a un precio que cree valor para nuestros accionistas", agregó.

Schneider también confirmó que está en camino para cumplir con las metas financieras de este año, aunque destacó que creció levemente la incertidumbre en semanas recientes por la crisis de deuda en algunos países del sur de Europa.

Babeau dijo que en el futuro el crecimiento girará mayormente alrededor de países como Vietnam, Indonesia o México, que actualmente están construyendo su propia infraestructura de energía para enfrentar una creciente demanda.

En abril, el grupo reportó que sus ventas volvieron a terreno positivo para el primer trimestre y superó las expectativas de los analistas, gracias al empuje de los mercados emergentes.

Babeau dijo que mantiene su anterior pronóstico de un alza de un sólo dígito bajo para sus ventas orgánicas para todo el año y un margen EBITA (ganancias antes de intereses, impuestos y amortizaciones) de 14% antes de costos de reestructuración.