Paris. La disputa por el avión transatlántico Airbus, que es la mayor pelea comercial en la historia y afecta a más de 100.000 empleos en un mercado de aviación valuado en más de US$ 2 billones, ha tenido novedades.

Estados Unidos dijo este viernes que pediría a la Organización Mundial del Comercio (OMC) imponer sanciones que podrían totalizar de US$ 7.000 a US$ 10.000 millones anuales, llevando a un nuevo nivel a la mayor disputa comercial del mundo, centrada principalmente en la ayuda europea para la nave A350 de Airbus.

"Esta reacción es excesiva y prematura" calificó este domingo en un comunicado el ministro de Comercio francés, Pierre Lellouche, la decisión estadounidense, luego de rechazar un plan de la Unión Europea destinado a eliminar los subsidios.

"En cualquier caso, Estados Unidos no puede determinar unilateralmente si la Unión Europea (UE) ha aplicado las conclusiones del panel (de conformidad) de Airbus y tampoco tiene permiso de la OMC para imponer sanciones", sostuvo.

El final de la batalla sobre los subsidios de los aviones podría estar lejos y el resultado más probable es un acuerdo negociado.

La UE tiene su propio reclamo por el respaldo de Estados Unidos a y la resolución de este punto será parte de la negociación por Airbus.

Pero las autoridades estadounidenses explotaron la ventaja de que la OMC ya emitió su fallo final en el caso de Estados Unidos contra filiales de Airbus, mientras que el reclamo de la UE por los subsidios a Boeing está pendiente.

"Estamos muy confiados respecto al resultado de este caso (UE) (...) en el cual las conclusiones deberían darse a conocer pronto", indicó Lellouche.

A inicios de diciembre, la UE presentó un plan para cumplir con un fallo de la instancia de apelación de la OMC en contra del apoyo del gobierno europeo para Airbus, en un reclamo presentado por  Washington en el 2004.