El primer Ministro francés, Francois Fillon, dijo este martes que el país debería normalizar su distribución de combustibles en los próximos cuatro o cinco, gracias a unas medidas adoptadas para resolver los problemas de suministro ocasionados por una huelga en las refinerías.

"Hemos trazado un plan de transporte esta mañana, en el área del ministro de Transporte Dominique Bussereau. En cuatro o cinco días las situación volverá a ser normal", dijo Fillon a la Asamblea Nacional.