París. Francia le dará a la unidad crediticia de la automotriz PSA Peugeot Citroen entre 5.000 millones y 7.000 millones de euros (US$6.500 millones y US$9.000 millones) en garantías financieras para ayudarla a ofrecer préstamos más barato, dijo una fuente con conocimiento de la situación.

La agencia crediticia Moody´s recortó este mes la calificación de deuda de la firma a Ba3, tres escalones por debajo del nivel de grado de inversión, lo que incrementa la posibilidad de que su unidad financiera Banque PSA Finance (BPF) sea también rebajada a grado especulativo.

Eso ampliaría aún más la brecha de competitividad con rivales como Volkswagen al encarecer sus préstamos.

El ministro de Industria, Arnaud Montebourg, ha dicho que Francia está dispuesta a entregarle garantías a BPF, que financia a concesionarias de Peugeot y Citroen y da préstamos para autos, aunque cualquier ayuda estaría ligada a condiciones.

Montebourg dijo al diario Liberation que Francia quería que Peugeot nombre representantes del Gobierno y los trabajadores en su directorio, reduzca los planes de recortes de empleo y garantice la supervivencia de plantas domésticas a cambio de la ayuda.

Representantes de Peugeot se reunirán con funcionarios del Gobierno en la oficina del primer ministro este martes.

Una fuente cercana a las conversaciones dijo que el Gobierno estaba ofreciendo entre 5.000 millones y 7.000 millones de euros en garantías financieras, pero prefirió no dar más detalles.

Un portavoz de Peugeot declinó realizar comentarios.

El Estado francés no tiene participación en Peugeot, que en julio anunció el recorte de 8.000 empleos y el cierre de una planta de ensamblaje para detener las pérdidas.