El presidente de Freeport McMoRan Copper & Gold Inc, Richard Adkerson, dijo el jueves que la huelga de seis semanas en su unidad peruana Cerro Verde está "muy cerca" de su fin.

Los trabajadores de Cerro Verde paralizaron sus faenas el 29 de septiembre en demanda de mejores salarios, por lo que la mina viene operando a las dos terceras partes de su capacidad diaria normal, solo con el personal que se ofreció a trabajar en condiciones de huelga.

De otro lado, Adkerson dijo que otra huelga, que afecta a la enorme mina Grasberg de Freeport en Indonesia, impactará en los resultados financieros de la compañía en el cuarto trimestre.

No obstante, Adkerson refirió que era muy pronto para referir si los resultados financieros del primer trimestre del 2012 se verían afectados si no se alcanza pronto un acuerdo en Grasberg.

El ejecutivo, que calificó de "excesivas" las demandas salariales de los trabajadores en Indonesia, dijo a Reuters que la compañía basada en Phoenix no ha cedido en las negociaciones y que desean alcanzar un acuerdo lo más pronto posible.

Freeport está perdiendo una producción de 2 millones de libras de cobre y de 3.000 onzas de oro por cada día que prosigue la huelga en Grasberg, aseveró.

Al ser consultado sobre si los resultados del cuarto trimestre se verían perjudicados por la medida de fuerza, Adkerson sostuvo que "tendrá un impacto, pero iba a ser un trimestre débil para Grasberg de todas maneras" debido a menores leyes del mineral que se extrae.

"Estamos ganando mucho dinero, tenemos operaciones en otras partes, en realidad no ejerce ninguna presión financiera significativa sobre nosotros", dijo Adkerson, en una entrevista con Reuters en Nueva York.

En cuanto al impacto en los resultados del primer trimestre del 2012, el ejecutivo refirió además que "hasta que logremos un acuerdo, no podemos decir nada. No estamos produciendo y tenemos que hacer que la gente vuelva a sus labores".