Santiago. Los empresarios frutícolas de Chile solicitaron hoy la intervención del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet para que exprese su preocupación por la crisis portuaria que vive Estados Unidos y que ha afectado el desembarque de los productos chilenos en ese país.

Según un comunicado de la Federación de Fruta (Fedefruta) difundido esta noche, el presidente de la entidad, Juan Carolus Brown Bauzá, se puso en contacto con el ministerio de Agricultura y también la Cancillería para manifestarle la situación de crisis portuaria que vive la costa oeste de Estados Unidos.

"La situación está haciendo peligrar la condición de las exportaciones nacionales de fruta fresca a Norteamérica", enfatizó el directivo.

El Sindicato Internacional de Estibadores y Bodegueros, que representa cerca de 20.000 trabajadores de 29 puertos a lo largo de la Costa Oeste de California (EE.UU.), ha estado trabajando sin un acuerdo laboral desde julio pasado.

Pacific Maritime Association, empleador de estos trabajadores ha acusado al sindicato de disminuir deliberadamente el ritmo de trabajo lo que ha congestionado los puertos que son responsables de cerca de una cuarta parte de todo el comercio internacional de Estados Unidos.

Ante esta situación, la empresa decidió suspender la descarga de contenedores y otras mercancías el jueves así como el fin de semana y el lunes, alegando que el trabajo intencionalmente lento de los empleados es, en realidad, "una huelga con pago".

"En un conflicto de tal magnitud para la economía de Estados Unidos, hay que tener claro que la fruta chilena debe ser la mínima preocupación del gobierno norteamericano", advirtió Brown Bauzá.

"Por eso estimamos necesario un acercamiento a nivel de autoridades entre ambos países, para dar a entender que sectores productivos como el nuestro, que tienen a este mercado como el principal destino de sus envíos, también se ven afectados por disputas de este tipo", añadió.

El timonel de Fedefruta aseguró que a partir de esta semana aumentarán de forma considerable las exportaciones chilenas de uva de mesa, principal producto frutícola del país, a este mercado.

"Una caja de variedad Thompson cuyo retorno FOB es de 16 dólares, puede disminuir su valor entre tres y cinco dólares si llega a perder condición por el atraso", explicó Brown Bauzá.

Frente a las exportaciones venideras, el dirigente gremial señaló que algunos productores están decidiendo no embarcar más fruta a la costa oeste hasta que la disputa llegue a su fin, pero que redirigirla a la costa atlántica de Estados Unidos o incluso a Europa conlleva un fuerte costo adicional.