Abu Dhabi. Productores árabes de la OPEP esperan que los precios mundiales del petróleo reboten hasta un nivel de entre US$70 y US$80 por barril a finales del año que viene gracias a una esperada recuperación de la economía, dijeron esta semana delegados de la organización.

Se trata de la primera señal que apunta a una estabilización de los mercados de crudo a medio plazo.

Los delegados, algunos de los cuales pertenecen a los principales países productores de la OPEP en el Golfo Pérsico, dijeron que no veían ahora -y a algunos ni siquiere les gustaría- un regreso a los US$100 por barril a corto plazo.

La cota de los US$100, antes considerada "justa" para muchos grandes productores, alienta demasiada producción nueva a alto costo de parte de agentes fuera del cartel exportador, dijeron algunas fuentes.

Pero consideraron que una vez que se ralentice el vertiginoso crecimiento de productores de alto costo -como los enfocados en hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos- y los precios bajos comiencen a estimular la demanda, los precios del petróleo podrían encontrar un nuevo equilibrio hacia finales del 2015.

Ello incluso aunque no se produzcan recortes de producción por parte de la OPEP, algo que se ha venido descartando repetidamente.

"La percepción general es que los precios no pueden derrumbarse, los precios pueden tocar los US$60 o incluso ser algo más bajos durante unos meses para luego volver a un nivel aceptable de US$80 por barril, pero probablemente después de ocho meses a un año", dijo a Reuters una fuente petrolera del Golfo.

Otra fuente de la OPEP del Golfo Pérsico dijo: "Tenemos que esperar a ver qué pasa. No vemos los US$100 el año que viene, a no ser que haya una repentina interrupción de suministro. Pero una media de US$70-US$80 el año que viene, sí".

Estos comentarios son los primeros que indican cómo los grandes productores ven los mercados de petróleo el año que viene, después de que el actual declive llevó a un recorte a la mitad los precios desde junio. El crudo Brent, referencia mundial del petróleo, cerró el lunes en unos US$60 por barril.