La producción de vino resultante de la vendimia de este año estará por debajo de la demanda del mercado interno, no obstante, no habrá escasez, dado que existe un stock del producto fruto de vendimias previas que permitirá una oferta adecuada en volumen y precio.

José Lez, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi), informó que la vendimia que concluyó recientemente en Uruguay permitió la cosecha de 95 millones de kilos de uva que, más o menos, darán lugar a la vinificación de unos 65 millones de litros, en tanto se estima que el mercado interno consume anualmente unos 69 millones de litros.

Este año la producción de uva se realizó en 7.800 hectáreas. Estuvo a cargo de 1.100 viticultores (solo cultivan) y en la vinificación participaron 205 bodegas. El 65% de los viñedos del país está en manos de vitivinicultores y el resto los manejan solamente productores del fruto.

Volviendo a la producción de uva, este año se estimaba un volumen sensiblemente mayor a cosechar, cercano a 115 millones de kilos, no obstante el exceso hídrico que hubo a fin de enero y comienzo de febrero cuando se produjeron lluvias intensas y persistentes afectó a los viñedos y produjo una merma sensible en la cantidad y, en casos, en la calidad de la cosecha.

De todos modos, el perjuicio en calidad fue finalmente menor al estimado y se corrige mediante el recientemente creado Banco de Alcohol Vínico.

También ha seguido incidiendo en la producción de los viñedos el daño generado por la granizada que hubo en enero de 2013.

Esta merma productiva permite ir corrigiendo, junto con las exportaciones de 2012 y 2013 que fueron muy importantes sobre todo en volumen, el sobre stock existente, regulando un mercado en el que la demanda interna creció durante el ejercicio pasado, lo cual se entiende es muy positivo, a una tasa cercana al 5% anualmente. El precio local del mercado se ha sostenido en buenos niveles, a diferencia de los valores del mercado externo.

Lez indicó que pese a la caída en el volumen de vino a elaborarse con la uva de este año igual el mercado estará bien abastecido, e incluso la exportación, previéndose colocar en el exterior unos 10 millones de litros de vino a granel, aunque ello dependerá de cómo se comporten los mercados en cuanto a demanda y precios, dado que de momento están muy inestables y no ambientan la concreción de negocios. El año pasado se exportaron algo más de 15 millones de litros y en 2012 se logró un récord de 20 millones de litros, hablando siempre de vino a granel y siendo Rusia el destino principal de las colocaciones.